SE DICEN VÍCTIMAS DE MALOS GOBIERNOS

*Lanzan católicos plataforma de Observación Electoral

Con el propósito de observar a cada uno de los candidatos a cargos de elección popular, ya sean legisladores locales, federales o aspirantes a presidencias municipales, un grupo de católicos anunció el nacimiento de «la plataforma de Observación Electoral»; cuyo objetivo será orientar el voto ciudadano hacia las mejores propuestas por encima de colores y partidos políticos.

Los voceros del movimiento: Mariana Lara, Cristina Sánchez y Juan Carlos Aguiñaga, lamentaron la situación en la que vive Cuernavaca y Morelos; y mencionaron que «el costo de la ausencia de los católicos en los procesos de elección ha sido muy caro, y lo que padecemos en materia de inseguridad, falta de trabajo, justicia y paz, nos obliga a buscar mecanismos para decidir mejor en la justa del año que viene».

Recordaron que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) cerca del 80% de la población en el estado es católica, y por lo tanto «concentraremos en ésta plataforma el análisis de cada aspirante; cuya información se pondrá al alcance de los electores para que ellos libremente decidan el rumbo pero con el filtro de nuestras creencias», dijeron.

Lara dijo  «trabajaremos como un detector de mentiras de la clase política, evaluando antecedentes y propuestas tanto de los partidos como de sus cuadros, y así evitar la llegada de improvisados u oportunistas sin compromiso y lealtad con el pueblo; por eso damos a conocer la presencia del Observatorio Político Católico».

La agrupación ofrecerá información en línea y dentro de sus propósitos está el entablar diálogo e intercambio de información con otras organizaciones y movimientos; que busquen el mismo propósito: «evitar que nos sigan dando gato por liebre como hasta ahora ha ocurrido» destacó Cristina Sánchez.

Juan Carlos agregó que de forma paralela se irán promoviendo los valores impulsados por el catolicismo; es decir la honestidad, la bondad, la solidaridad y el amor por los demás; “porque -en mucho- a la pérdida de los valores se debe el desorden en que vive nuestro país».

«No robar, cuidar al prójimo, preservar la vida y los derechos humanos son conceptos que es necesario recuperar si se desea volver a vivir en paz», dijeron. Agregaron que «continuamente nos amenazan algunos grupos sociales bajo el argumento de que debemos guardar nuestras creencias para la vida privada pero eso es un error; nadie es dueño de las causas sociales y nosotros tenemos el derecho de participar y vigilar el cabal cumplimiento de las leyes pero también de los valores».

“Nadie nos va a intimidar”, concluyeron.

LA LUCHA HA COSTADO Y COSTARÁ MUCHA SANGRE

*México ¿un narco Estado?

Lo que los mexicanos estamos viviendo en estos momentos en la cúspide de la política y el gobierno nos lleva a considerar que desde hace mucho vivimos en un narco Estado; donde no se sabe quién es quién entre los delincuentes, los que se dedican al crimen de alto impacto y los políticos que cometen crímenes.

El espectáculo se ha prolongado mucho ya, y los personajes centrales de dicha trama son Genaro García Luna, ex jefe policiaco en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y Emilio Lozoya, ex Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

Sí, se trata de sucesos históricos; de acontecimientos que quedarán ahí para la historia porque ambos son el testimonio vivo de que nuestro país entró en un camino torcido a partir de que desde la presidencia de la República se hicieron pactos con los mañosos, entregando la paz y la seguridad de los ciudadanos a cambio de dinero, mucho dinero.

Hoy, ex mandatarios, como Calderón y Enrique Peña andan desesperadamente buscando de qué manera evitar ser llamados a enfrentar las acusaciones que tanto García Luna como Lozoya les han endilgando, y además con videos en los que se constatan hechos verdaderamente alarmantes.

Claro, al sentirse tocado Calderón, aliado con algunos «periodistas» que acostumbran servir a quienes les ofrecen dinero, reaccionó con otros videos; pero en una de esas que le salta otro golpe al hígado, aquello de que su hermana «Cocoa», Luisa María Calderón Hinojosa, en arreglos con uno de los más peligrosos capos del narcotráfico en Michoacán «La Tuta», y ya imagina usted cuál debe ser su estado de ánimo.

Pero ahí, en otros elementos periodísticos y por confesión de los mismos delincuentes, están los testimonios respecto al caso de «Cocoa», y pues la cosa está que arde porque lo menos que apreciamos es que aquellos que se consideraban todo poderosos y dizque honorables figuras de la política y del poder; realmente han andado entre la bazofia desde hace muchos años.

¿En qué va a terminar todo éste circo? lo más congruente es que por primera vez en nuestra historia se comience a aplicar la ley a quienes la han violentado y faltado al respeto a los ciudadanos; es decir, que se les llame a cuentas y si la deben pues “al tambo”, porque es ahí donde merecen estar, y no disfrutando de poder y riqueza mal habida.

Todos ellos y muchos más de quienes se han coludido con la maldad son los responsables de los ríos de sangre que se siguen derramando entre grupos antagónicos del crimen organizado y que, además han alcanzado a la población que nada tiene que ver.

Muy doloroso es advertir que la mayoría de esos cientos de miles de víctimas son jóvenes que merecerían haber tenido un mejor futuro, formación académica y profesional que apoyara los esfuerzos de desarrollo de México como país; pero no, han acabado en la tumba a consecuencia de esos perversos servidores públicos para quienes la vida de los demás no vale nada, porque sus intereses están por encima de todo.

Así, conforme a lo que venimos observando, vivimos desde hace más de dos décadas, sí por lo menos de forma muy cruel por acciones despreciables de aquellos que, sin escrúpulos, pasaron de ser servidores públicos a delincuentes de cuello blanco.

De probarse la complicidad de esos ex presidentes, ex funcionarios de primera línea, políticos de todas clases con la delincuencia organizada, sería muy lamentable que hubiera mexicanos bien nacidos que no desearan verlos en la cárcel. Y si algunos hasta los apoyan es porque igual que aquellos se beneficiaban o se continúan beneficiando de la corrupción.

La cosa es que se siguen defendiendo como leones enjaulados como fieras que se sienten heridas,  y en ese momento cuando reaccionan con la mayor visceralidad posible; intentando salvar el cuero generando más daño a quienes consideran son culpables de que se les haya evidenciado.

El tema no es para nada fácil de resolver porque en éste momento vemos en las grandes ligas de la política el embarradero de sujetos apátridas, pero la red de complicidades es enorme y pudiéramos sostener que en toda la República; en cada uno de los estados desde las gubernaturas, presidencias municipales, diputaciones locales y federales, además de senadurías, hay células de politiquillos que sirven y se benefician del narcotráfico.

Al menos en Morelos podríamos señalar a legisladores locales, federales, alcaldes, con serias sospechas de que o son “mañosos de forma directa” o sirven a éstos, que es lo mismo, de ahí que sostengamos que acabar con esa peste va a costar mucha sangre y más vidas.

QUE TANIA QUIERE SER GOBERNADORA

¿Los Miranda y “El Carrete» al poder?

Por los beneficios y ventajas que obtienen la mayoría de quienes incursionan en la política, así sea de aprendices, buscan perpetuarse en cargos de «representación popular»; aunque sus acciones sean en contra de los intereses de sus representados.

Hay otra señal clara que distingue a los improvisados de los formados en el trabajo político; los primeros se vuelven arrogantes, prepotentes, insensibles; además sienten que están tocados por los dioses y que todo mundo los debe elogiar y caravanear, se marean en el primer tabique.

Pero prácticamente todo aquel o aquella que por voluntad popular, apoyo de partido o por circunstancias coyunturales de la política llega a ocupar algún espacio en las estructuras del poder público, busca a toda costa seguir ahí; por la buena o por la mala.

La seriedad, la ética y el compromiso social han perdido importancia para esa casta de vividores del presupuesto; porque salvo raras excepciones, no se les puede llamar de otra manera y buscarán continuar con una vida de placeres a costa de la miseria y la marginación colectiva y ese el caso de la diputada local del Partido del Trabajo (PT) Tania Valentina Rodríguez Ruiz.

Ahora esa señora nos anticipa -y muy a destiempo- que quiere ser gobernadora, y para tal efecto contenderá en las elecciones del 2024; a pesar de que aún no vamos ni a las elecciones intermedias de julio del año que viene.

Francamente, es una ofensa para el electorado y un despropósito político, porque la «legisladora» se ha dedicado a desarrollar un «trabajo» sucio en contra de los morelenses; defendiendo intereses mezquinos de una pandilla de ladrones que encabezó el ex gobernador Graco Ramírez Garrido, y no obstante eso hoy advierte que desea «gobernar» la entidad.

Si se tratara de un personaje honorable y comprometido con las causas populares, en éste espacio apoyaríamos el proyecto con todo, pero basta con recordar algunos, sólo algunos antecedentes de su pasado, para darse cuenta de que es un enemigo público y, que el sólo hecho de que busque ser gobernadora, es una cachetada al pudor; la decencia y el honor de los morelenses.

La señora llegó al PT usando artimañas poco decentes, se hizo «amiga» o pareja, como quiera llamarle, de quien fuera el líder estatal petista durante muchos años: Rigoberto Lorence López y lo despojó del mando una vez que logró algo de poder acusándolo de malos manejos e irregularidades, porque él la promovió en cargos como regidora de Cuernavaca y diputada local en legislaturas anteriores.

El hombre está muy lastimado por esa alta traición; se encuentra enfermo hasta donde se tiene información, casi no camina o lo hace con dificultad, por lo tanto no tiene casi de dónde agarrar para vivir. Por los años que sirvió a ese partido, considera que tiene derecho a un apoyo económico de la dirigencia nacional, pero la Tania se ha encargado de bloquearlo y mal informar a la dirigencia nacional para que no lo apoyen.

Ella se juntó con él luego de haber sido pareja de un hijo del ex senador Fidel Demédicis Hidalgo, que fue así como llegó primero al PRD, a quien igualmente traicionó, pero ya iba con premeditación, alevosía y ventaja con el fin de quedarse al frente del PT, sus orígenes laborales empezaron con su colaboración con la panista Margarita Alemán en el Congreso local.

Una vez con el control del PT, fue quien promovió candidaturas de individuos que presuntamente se dedican a actividades ilícitas como Alfonso Miranda Gallegos, actualmente sujetos a proceso penal por delitos contra la salud.

Ese tal Miranda, que fuera legislador local y alcalde de Amacuzac -por decisión de Tania Valentina-, porque ella le dio la candidatura; es tío de quien también purga penas en prisión por delincuencia organizada, varios asesinatos y secuestros; conocido como cabecilla del cártel de “Los Rojos» y apodado “El carrete».

Así que ya se imagina usted, seguramente cuando llegara a gobernar Morelos el secretario de gobierno sería precisamente Miranda Gallegos; “El carrete», o igual el Comisionado Estatal de Seguridad Pública, y de ahí toda la rama de delincuentes y familiares de ellos tendrían cargos esenciales en la administración, y como elementos policiacos para que nos cuiden pues a los que integran la célula de los rojos.

¡Sería una chulada de gobierno, y la reina pues imagínese, pensando ya en aspirar a la presidencia de la República! finalmente “soñar no cuesta nada” y en un mundo y entorno de perversión, maldad y ambiciones desmedidas, todo es posible sabiendo qué componendas hacer.

Lo increíble es que aún quienes conocen algo de su escabroso pasado todavía `le den coba´ y hasta le aplaudan sus desplantes y locuras, en lugar de advertir a la sociedad de lo tenebroso que es pensar en algo tan descabellado como eso; y quienes así actúan también van contra los intereses superiores de su estado y de su gente.

¡Ah¡ pero, ya viene respaldada de figuras de la misma calaña como el hijastro de Graco, Rodrigo Gayosso, con lo poco que queda del PRD; porque `batean por el mismo lado´, por el mismo que el remedo de alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, con quien se apoyan mutuamente y en fin, toda esa sarta de corruptos en torno a la presencia del tabasqueño.

Pero dice un dicho que «Dios no les da alas a los alacranes», tenemos que comenzar a combatir como electores a ese tipo de «aves de mal agüero»; porque por eso estamos como estamos, si no aprendemos a distinguir entre servidores públicos y alimañas, nos seguirá yendo `como en feria´ ¿No lo cree así?

CASO LOZOYA ¡QUÉ EMBARRADERO!

*Calderón, Anaya, Cordero, Lozano…

A medida que el ex Director General de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, suelta información respecto a los involucrados en actos de corrupción y saqueo de la paraestatal; desde donde se «pagaban» cuantiosas sumas para comprar votos de diputados federales y senadores para aprobar reformas y enajenar bienes nacionales, crece el nerviosismo y personajes otrora encumbrados en la política son exhibidos.

Lo más reciente ha sido un video en el que, cual delincuentes organizados, políticos priistas y panistas se reparten el botín de 20 millones de pesos para la compra de consciencias, seguramente para aprobarle al entonces presidente de la República Enrique Peña Nieto la reforma energética.

Pero toda esta porquería de traición a la patria, porque venían entregando lo nuestro a compañías extranjeras, inició fuertemente desde el sexenio del panista Felipe Calderón, y el señor ex presidente de México está metido hasta el cuello en el lodo y no encuentran cómo zafarse o sacudirse las culpas.

Es casi un espectáculo, pareciera telenovela de muy mal gusto lo que seguimos viviendo, confirmando que quienes llegaron a gobernarnos para sustituir 70 años de corruptelas eran los principales enemigos de la patria y, consecuentemente, de los mexicanos.

Y entre esos individuos indeseables no sólo se encuentra el ahora llamado “Calderas”; también quien fuera candidato panista a la presidencia en el 2018, Ricardo Anaya y aquel hombre fuerte del calderonismo Ernesto Cordero, y quien se supone es actualmente una especie de vocero para medios de comunicación de parte de Calderón, Javier Lozano que corrieron de los liderazgos empresariales porque les traería más problemas que ayuda.

Y aunque no se menciona mucho está involucrado también Enrique Peña Nieto, pues fue él quien dio continuidad a esa reforma energética promovida desde el panismo, la más importante de los dos sexenios; del calderonismo y del peñismo, porque de lo que se despojaba a México no era cosa menor, y de ahí que para aprobarla se debieron gastar fortunas que salían seguramente de la Secretaría de Hacienda, pero con el consentimiento y aprobación de Enrique Peña.

Son demasiados los que deben estar en esas «listas negras», porque hablamos de senadores y diputados federales; casi de todos los partidos políticos, y en su momento quien fuera gobernador de nuestra entidad: Graco Ramírez, participó desde el Senado y posteriormente seguramente de los beneficios y los dividendos.

Él fue uno de los principales impulsores del proyecto para la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto que se metió a la Comisión Federal de Electricidad en su paso por la entidad; mismo que hoy está congelado y paga millonarios dividendos a empresas extranjeras, pero que costó igualmente «moches» a todos aquellos que lo promovieron como el apestado perredista Graco Ramírez.

No olvidamos que siendo senador sostuvo dos o tres reuniones con quien fuera en ese momento gobernador de Morelos, Marco Adame Castillo. Unas de ellas, en Casa Morelos o la residencia oficial; o sea que hasta en eso el tabasqueño está bien embarrado, y si no se menciona es porque hoy en un sujeto sin importancia ni trascendencia en las ligas mayores de la política, aunque sí participa de algunas negociaciones a nivel de su grupo político “Los Chuchos”.

No podía faltar la liga directa de algunos diputados con la pareja presidencial en tiempos de Felipe Calderón, Mariana Gómez del Campo por ejemplo; consanguínea de la esposa de éste, Margarita Zavala, es decir todo el estiércol junto, y falta más.

¡Ah! pero ahora la estrategia de todos esos involucrados es buscar protección e inmunidad a través del partido político que promueve la Zavala; es decir usar la vía plurinominal a fin de designar a Anaya, Cordero, Javier Lozano y otros presuntos delincuentes de cuello blanco involucrados; para hacerlos legisladores federales y que se cubran con el fuero. ¿Será tanta la desvergüenza? vamos a verlo en el corto plazo.

Por lo pronto, están atorados y el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, Marko Cortés, admite que como instituto político están en «la cuerda floja», y cada quien busca sacudirse de culpas, incluso han advertido que se expulsará a quienes resulten culpables de los señalamientos.

Y más bien los priistas, a excepción de quien fuera secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, a quien también se incluye en esa porquería; el resto están calladitos, “ni pío dicen” y es mejor para ellos porque ya ven lo que pasa con sus socios azules y don Emilio “seguirá cantando” si eso le otorga algún beneficio.

Bueno, se supone que tanto Peña como Calderón deberán declarar ante las instancias correspondientes por las imputaciones que Lozoya Austin les viene haciendo; lamentablemente, lo podrán hacer a partir de sus abogados; cuando lo más justo sería que fueran personalmente como cualquier otro delincuente porque ellos son más culpables incluso, porque eran los que «gobernaban» a la nación y esos tratos no se hacían sin su consentimiento.

Este es el México en el que vivimos, gobernado por cerca de 10 décadas por parte de sátrapas y vende patrias, que servían a los intereses extranjeros, por eso eran formados en universidades como Harvard, en los Estados Unidos; ya que desde ahí se les daba la formación ideológica-política necesaria para que una vez en el poder, «trabajaran» no por nuestro país sino a favor de la Unión Americana o los intereses internacionales. ¡Qué hermoso escenario! ¿No le parece? y aún existen quienes los defienden, seguramente porque se beneficiaban de esa corrupción.

COMO EN CADA ELECCIÓN

*Partidos en descomposición

Podemos decir que prácticamente todos los partidos políticos, a nivel estado tienen dueños, hace mucho que sí fueron instituciones abierta y de interés colectivo, pero dejaron de serlo porque la absoluta mayoría sirve únicamente a intereses de grupo y son pequeños monopolios que buscan disfrazarlo con demagogia y populismo.

Y como es así, cada vez que se aproxima un proceso electoral lejos de entrar en unidad y reestructuración real para enfrentar con mayor éxito la contienda; más bien comienza la descomposición y por ende la desbandada por la cerrazón de sus propietarios que se niegan a la democratización interna de un partido.

¿Ejemplos? pues ya ve usted que apenas el Partido de la Revolución Democrática (PRD) dizque «renovó» mandos en el Comité Directivo Estatal, pero ¿qué fue lo que realmente ocurrió? se dio continuidad a la sumisión que traían desde el gobierno estatal pasado cuando Graco Ramírez Garrido Abreu llegó al Ejecutivo y su hijastro, Rodrigo Gayosso Cepeda, fue quien impuso el control en ese organismo y hacia adelante.

¿Cuál es la finalidad?  tener los controles para poder designar a su antojo a los candidatos a alcaldes, diputados locales y federales para la elección intermedia y, ¿saben qué? pareciera que el propio hijastro que perdió antes la elección a gobernador se ve ya como diputado local o federal;  pero no por elección en urnas, sino por la vía de los plurinominales que ni les cuesta dinero, ni hacer campaña y que son posiciones casi aseguradas si logran obtener un mínimo de votación.

Y así colocarán a todo su séquito como les dé la gana, la pregunta aquí sería ¡y dónde están las bases o la militancia que no reclaman? ¿será que ya de plano se quedaron vacíos y son tan pocos los militantes que a nadie le importa que hagan lo que les plazca? pudiera ser.

Vamos ahora con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no es nada distinto, porque la familia Salazar Solorio, encabezada por el Subsecretario de Gobernación Rabindranath hace mucho que tiene de rehén a ese partido aquí en Morelos, si es que se le puede llamar así.

Miguel Albarrán es actualmente el presidente estatal pero… ¿quiénes lo eligieron? pues los mismos, es decir Rabín y su hermano Radamés, a quien heredó una senaduría. Ellos son quienes ponen y disponen y decidieron sustituir a Miguel Lucía Espejo, quien se fue de suplente al senado cuando el hoy subsecretario pidió permiso para ir en busca del gobierno estatal morelense en el 2018.

Hay una corriente fuerte que les viene reclamando aclarar cuentas de prerrogativas, y sobre todo transparentar la elección de dirigentes, y han interpuesto recursos legales para tal efecto en el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC).

Y es que del dinero ejercido nadie sabe nada, y de los procesos de elección interna menos, hay violaciones gravísimas a los estatutos y en lo que toca a fondos económicos. Es claro que si se avanza en la investigación van a tronar y por eso Albarrán anda como loco; dicen que hasta ofreciendo lana y candidaturas a los quejosos con tal de que se desistan.

Ojalá que no prosperen esas marrullerías porque sería muy lamentable que un partido que logró ganar la presidencia de la República y las elecciones en general en el 2018 con un apabullante porcentaje siga en manos de rufianes que se han despachado con todo en los cargos; pateando a los militantes que tanto han buscado una opción real.

Entonces, también van hacia un desajuste, consecuencia de «sus dueños» como en el PRD, y van a entrar en un pleitazo porque desde luego que los hermanos Salazar Solorio, que colocaron hasta a su madre y otro hermano en el Ayuntamiento de Cuernavaca; no van a soltar el control tan fácilmente… si apenas viene lo bueno.

Ahora veamos lo que ocurre en el PAN, pues como que ahí hay dos dueños; por un lado y con la dirigencia estatal en sus manos los también hermanos Martínez Terrazas, que de igual manera  todos los hermanos tienen hueso -ya sea de representación popular obviamente por vía plurinominal o en la comuna capitalina, porque se amafiaron con el perredismo del sexenio pasado y ahora con el vapuleado edil Antonio Villalobos, que pagó su apoyo con cargos en la comuna.

Por cierto, a ellos se les conoce como «la divina trinidad»; porque son tres consanguíneos que lo tienen todo, y por el otro lado una corriente que sobrevive: los conocidos como «la sagrada familia» que aunque a regañadientes encabeza el ex gobernador Marco Adame Castillo que siempre ha estado muy bien recomendado en la dirigencia nacional y que ahora se acomoda y acomoda a su hijo de esa manera.

Seguramente se van a dar hasta con la cubeta a la hora de repartir las candidaturas, y ya se asegura que uno de los Martínez Terrazas se quedará con la candidatura por Cuernavaca, así sepan que en esas condiciones podrían perder.

¿Y cómo andan en el PRI? pues prácticamente peor, aunque son cuatro o cinco las figuras políticas quienes lo controlan todo, uno de éstos quien fuera en candidato al gobierno estatal, Jorge Meade Ocaranza y su hijo; se hablaba del otro ex candidato al gobierno, Amado Orihuela Trejo, pero pareciera que ha anunciado que se va del tricolor.

¿Y por qué haría tal cosa? pues porque sabe muy bien que no tendría posibilidad por ese lado, ni de ganar una regiduría; están tan amolados, que nosotros diríamos que difícilmente ganarán un espacio de elección directa en el 2021, y Amado puede ser todo lo que usted guste pero no tonto, y buscará una opción donde tenga más posibilidades.

El resto de los partidos como son el PES o el PT, por ejemplo, son tan insignificantes y ridículos que ni la pena valdría referirlos; sin embargo, lo haremos únicamente para confirmar que tienen dueño; en el del Trabajo pues ese personaje de dudosa reputación y trayectoria: la ahora diputada local Tania Valentina Rodríguez, quien manda y dispone a su antojo ya desde hace tiempo.

Igualmente sabe que nunca ganarían en las urnas y, asegúrelo usted, no se arriesgará, pero como dueña del mismo organismo político se asegurará -lo mismo que Gayosso- una candidatura plurinominal a diputación federal o regiduría o intentará reelegirse en el Congreso local; no obstante tendría que ir por el voto social y eso no pasaría. Como ve, todos los partidos tienen un grupo o algunos personajes como dueños del mismo y sus intereses partidistas dejaron de ser los del pueblo. Hambrientos de riqueza y de poder no les importa ni guardar las formas, pasan por encima de quienes se opongan porque además, la mayoría, nunca se han ganado un peso con el sudor de su frente, sino que se han aprovechado de sus relaciones hasta familiares, o sea no son profesionistas o empresarios reconocidos que de ahí hayan pasado a la política, nosotros como contribuyentes los hemos mantenido desde hace tiempo y ganan por lo que obtienen en sus cargos o por lo que llegan a negociar por sus posiciones.

SÓLO ESPERAN EL MOMENTO

*Estaban agazapados, pero ya se asoman los políticos

Como cada que se aproxima un proceso electoral, muchos politiquillos vividores del presupuesto que estaban agazapados; ya comienzan a asomarse y a buscar cercanía con los electores para intentar regresar a sus andadas.

La pandemia por el coronavirus COVID19 los ha frenado un poco, pero aún así algunos de ellos no aguantan las ganas de salir a reclamar espacios en los partidos, porque la mayoría tratará de acomodarse donde considere que hay mayores posibilidades de ganar.

El país, los estados y en general los mexicanos, venimos sufriendo y siendo víctimas de una horda de personajes que a través de la política han logrado escalar diversas posiciones en el ejercicio del poder público, únicamente para vivir cómodamente sin trabajar, y mire que buena parte de ellos ha acumulado fortunas para varias generaciones; mientras una mayoría de la población sufre delicados problemas de miseria y hambre.

Como en todo suele haber excepciones y gente de valor, compromiso y solidaridad con el pueblo; sin embargo, son contados, la absoluta mayoría busca un cargo de «representación» para salir de pobre o para seguir engordando cifras en los bancos, con propiedades por todos lados, a pesar de carecer de conocimientos y formación para un desempeño siquiera regular en las instituciones gubernamentales o poderes públicos.

Y ello, desde luego, no es privativo de Morelos; lamentablemente es un fenómeno nacional y pillos los hay por todos lados y en todos los niveles, que como fieras sólo están esperando el momento oportuno para dar el zarpazo.

Hacemos referencia al tema porque ya en nuestro entorno cercano vuelven a la cargada personajes de negros antecedentes y que provocaron amargas experiencias para los ciudadanos, cuando se desempeñaron como «servidores públicos» o «representantes populares».

Por su descarado proceder en el pasado reciente muchos que fueron diputados locales, federales, alcaldes o funcionarios; si tuvieran algo de pudor deberían mantenerse alejados del quehacer político, pero no, todo indica que intentan el regreso y nos referimos a Amado Orihuela Trejo.

Él fue candidato del PRI al gobierno estatal en la elección del 2012, perdió frente al PAN pero al paso del tiempo y por presuntos actos de corrupción durante su paso por la representación cañera fue sometido por el ex gobernador Graco Ramírez, obligado a traicionar su militancia y sumarse a ese perverso gobierno incluso apoyando la candidatura del hijastro del tabasqueño a la gubernatura en el 2018.

Igualmente nos referimos a un Julio Espín Navarrete; otro ex diputado local y ex acalde de Puente de Ixtla del PRI que después se coludió con todas las raterías perpetradas en el gobierno anterior, pero que piensa que se ha olvidado, y amenaza con buscar acomodo en la justa que se aproxima.

Pues esos dos sujetos han hecho dizque una alianza electoral para reclamar una candidatura a algún cargo, cuando ambos, si en este estado y país se hubieran hecho las cosas conforme al estado de derecho; estarían tras las rejas y rindiendo cuentas por sus perversas acciones.

Desde el interior del tricolor se siguen quejando de la injerencia de viejos cuadros que no dejan avanzar a la institución, y que la tienen como rehén y nos referimos también al ex candidato a la gubernatura en la elección anterior, Jorge Meade Ocaranza; pues él y otros desgastados personajes se niegan a retirarse y a permitir que las nuevas generaciones ocupen sus espacios, y mire que incluso tienen hijos que bien podrían hacer un mejor papel.

Pero, ambiciosos hay por todos lados, y en todos los partidos como el PRD sigue como «dirigente» quien fuera secretario de Gobierno en la pasada administración de Graco Ramírez, el doctor  Matías Quiroz Medina, que eventualmente aparece cuestionado el desempeño de la actual administración; cuando adolece de calidad moral para tal efecto, pero siguen ahí varios, viendo cómo se vuelven a colar.

Bueno, los ex legisladores locales, Francisco Moreno Merino y Jorge Messeguer Guillén, éste último también ex secretario de Gobierno con Graco, se andan moviendo ya; cuando son copartícipes de desvíos de millones de pesos en la entidad durante los seis años pasados.

Por el lado del PAN, hasta ahora se han mantenido más discretos y lo que se advierte es que, en su oportunidad, habrá un encontronazo entre lo que se ha dado en llamar «la divina trinidad»; integrada por los hermanos Terrazas que tienen el control del CDE panista desde hace varios años, con lo que se denominó «la sagrada familia» encabezada por el ex gobernador Marco Adame Castillo.

En Morena van con su nueva generación de funcionarios y representantes populares, aunque también ahí hay muchos que ya probaron ineficacia en otros partidos y también traen un desafortunado desprestigio, sobre todo porque no estuvieron a la altura de las circunstancias y los compromisos de campaña.

En términos generales no vienen entregando buenas cuentas, y es de esperarse que igualmente sean castigados en las urnas si tratan de continuar en la actividad electoral. El gran problema es pues que seguimos viendo que en su mayoría, son individuos sin vocación de servicio y sin capacidad para ofrecer nada interesante a Morelos, en un momento en el que se requerirá de mucho esfuerzo y sacrificio para poder pensar en un mejor mañana.

RETRASAR EL AÑO ELECTORAL

*Por la emergencia sanitaria: Javier García

El diputado local por Morena y presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales y Legislación, Javier García Chávez, presentó una iniciativa para reformar el artículo 160 del Código Electoral del Estado de Morelos; con el propósito de retrasar el inicio del proceso electoral 2020-2021, debido a la contingencia.

El legislador dijo que con el fin de retrasar el inicio del año electoral y dar oportunidad al Congreso local de realizar reformas correspondientes, presentó la propuesta para que sea votada cuanto antes.

Lo anterior en razón de que los tiempos para realizar las reformas necesarias en materia electoral vencen el último de mes, fecha en que la entidad aún se encontrará en el punto más álgido de los contagios, situación que retrasará todos los procedimientos legales electorales.

García Chávez comentó “aún suponiendo que no fuera necesario ampliar las medidas sanitarias que hoy nos mantienen en aislamiento total, lo cual resulta poco probable, de todas formas, para esa fecha resultaría imposible realizar cualquier modificación legal electoral, debido a lo dispuesto por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Las leyes electorales federales y locales deberán promulgarse y publicarse por lo menos noventa días antes de que inicie el proceso electoral del año en que vayan a aplicarse, (lo cual está marcado para Morelos en octubre) y durante el mismo no podrá haber modificaciones legales fundamentales, aseveró.

La iniciativa pretende que el proceso electoral ordinario se inicie en el mes de enero del año de la elección y concluya con los cómputos y las declaraciones que realicen los Consejos Electorales o las resoluciones que, en su caso, emita en última instancia el órgano jurisdiccional correspondiente. Apuntó García Chávez.

Tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador y como el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud a nivel federal, Hugo López-Gatell, han señalado que Morelos entró a su ciclo epidémico más acelerado aún siendo un estado pequeño con una población relativamente pequeña en comparación con otras ciudades como la Ciudad de México y la capital de Tabasco y esto traerá mayor impacto en el periodo de la enfermedad.

Debido a esto, el diputado morenista preocupado por la salud de las y los morelenses, presentó dicha iniciativa. “Hoy en día la emergencia sanitaria que vive el mundo entero nos deja una gran lección para que a partir de la Nueva Normalidad que empecemos a vivir post Covid-19 sea de grandes acuerdos y coincidencias positivas en todos los sentidos”, concluyó.

SI NO ESTÁN CUANDO SE DEBE,

*¿Para qué los queremos?

El ejercicio de la política, en su original concepto, es la actividad humana orientada a servir a los demás; palabras más, palabras menos. O sea, un trabajo orientado a servir a los demás sin distingo de razas, religiones, niveles sociales ni militancias partidistas.

Lamentablemente y, sobre todo en México, quienes se dicen políticos y han basado su vida en la búsqueda de posiciones de gobierno; ya sea de representación popular o en cargos públicos, han distorsionado todo.

En este país lo que el ciudadano común, ese de a pie; piensa cuando se habla de política y de quienes viven de ella, es que es algo relacionado con la perversidad, la corrupción, el engaño o la demagogia; porque en eso se transformó tan noble tarea humana.

Hoy que los mexicanos, donde nos incluimos los morelenses, pasamos por esta situación jamás experimentada; en la que millones de connacionales casi mueren de hambre por la parálisis económica y productiva generalizada, es cuando tendríamos que ver a esos «vividores» del presupuesto público, de nuestro dinero. Tendrían que andar volcados en las calles, en los pueblos y comunidades llevando un poco de aliento a los más desfavorecidos.

Sí, hay algunos diputados locales, federales o los presidentes municipales obligados por ley a hacerlo como funcionarios del gobierno estatal, que vienen entregando apoyos en zonas de mayor índice de pobreza; pero igualmente apreciamos la ausencia de otras muchas figuras que gozan o han gozado por años de privilegiada economía, y no porque la ganaran con el sudor de su frente, sino porque se benefician de la ocupación de espacios gubernamentales que son pagados por el erario y muy bien, sin contar con los negocios propios que muchos han emprendido a costa de esa posición.

Hay ausencias notorias; la mayoría de legisladores federales no se han visto ofreciendo ayuda a la gente; lo decíamos recientemente, el más activo es Jorge Argüelles que ni arraigo tiene en la zona que representa, y por ahí alguno más en cierta región; pero muy tibiamente, y en lo que se refiere a los senadores pues francamente parecieran estar escondidos o acuartelados so pretexto del «Quédate en casa». Cuando, tomando las debidas precauciones, tendrían que andar recorriendo el estado y llevando algo de comida a los marginados y más desfavorecidos.

¿Y qué decir de muchos funcionarios de dependencias federales? con la excepción de los responsables de la Secretaría de Desarrollo Social, que debido a que por los programas sociales tienen que dispersar recursos a nivel de créditos en los sectores productivos, el resto tampoco están.

¿Y el súper delegado Hugo Erick Flores Cervantes, dónde andaba? apenas apareció ayer tal vez porque ya se había decidido nombrar otros enlaces que sean más efectivos en los estados.

La responsabilidad de Flores Cervantes en ésta pandemia tendría que ser crucial, precisamente para mover a sus «coordinados» a fin de que participen en acciones de solidaridad con los morelenses en la dispersión de los programas que puedan ayudar a paliar en algo esta crisis; sin embargo, se antoja que ni en el estado se encontraba.

¡Ah! pero ya verá usted que una vez superado el grave problema del coronavirus la mayoría de ellos regresará a tocar puertas, a solicitar con humildad nuevamente su voto, porque ahora sí ya se convirtieron en políticos bondadosos y preocupados por la gente, y serán quienes pretendan ser sus representantes ante cualquier necesidad o contingencia para hacerse notar.

Si hoy que tanto se les requiere no dan la cara, jamás lo harán, así que como electores, como ciudadanos responsables, es buen momento para ir arrinconando a todos esos sujetos malagradecidos y oportunistas, lacras del dinero público, y no les démos un sólo voto si quieren continuar viéndonos la cara.

Que se integren a la iniciativa privada o al esfuerzo de quienes con su trabajo hacen posible que el país y el estado sigan caminando; para ver si deveras saben lo que es ganarse un peso fuera de la administración gubernamental.

Mientras no aprendamos a elegir a nuestros senadores, diputados locales, federales, presidentes municipales, gobernadores y también presidentes de la República; no nos lamentemos de las injusticias, corruptelas y actos de “vende patrias” que vemos, porque como dice esa expresión popular y muy a modo: “cada país tiene el gobierno que se merece”, porque somos incapaces de defender hasta nuestro honor. ¿No le parece?

POLÍTICOS: LA HORA DE DAR

La desafortunada situación que estamos viviendo es muy propicia para que los políticos y «servidores públicos» devuelvan a la sociedad más necesitada un poquito de lo que, como funcionarios o «representantes populares» han obtenido a partir del voto popular.

Más aún, se nos antoja una obligación, porque junto con toda la burocracia, llámese municipal, estatal o federal; son un sector privilegiado económicamente, muchos de ellos se fueron a casa, pararon las instituciones, y a diferencia de quienes viven de su trabajo fuera de gobierno, ya sea en el sector privado o por cuenta propia, ellos siguen cobrando puntualmente su salario o emolumento completo.

Sea poco o mucho, viven del erario; es decir del pago que como contribuyentes entregamos casi por todo a las administraciones de los tres niveles de gobierno, que en buena medida hacen de ese dinero lo que les viene en gana; mientras nosotros no tenemos más ingresos que los que obtenemos con el esfuerzo cotidiano.

De ahí, que es la hora de darle a quienes padecen condiciones de pobreza y difícilmente pueden aguantar dos o tres días sin trabajar o vender sus productos.

Y vemos a muchos personajes de la política haciendo lo propio; la mayoría de legisladores locales aparecen entregando despensas en colonias populares. Hay presidentes municipales, como el de Jiutepec, Rafael Reyes, el de Yautepec, Agustín Alonso, el de Yecapixta, Francisco Sánchez y un poco tarde el de Cuernavaca, Antonio Villalobos, que han comenzado a distribuir los apoyos, aunque muy pobres.

También y a través del DIF el gobierno estatal inició una cruzada estatal de entrega de despensas y eso seguramente aliviará las penas de miles de familias que no tienen hoy ni siquiera lo suficiente para comer.

En lo que se refiere a los diputados federales y senadores no se observa casi a nadie haciendo lo propio; es quizás el diputado Jorge Argüelles el único que muestra esa voluntad, pero sus compañeros de curul y sobre todo la representación morelense de la cámara alta no aparece.

Bueno, mejor el ex diputado federal Matías Nazario Morales se les adelantó a todos los activos, y desde hace semanas viene entregando alimentos y artículos indispensables en barrios y comunidades con índices de marginalidad.

Y aunque no sea tanto por bondad y solidaridad sino porque muchos de quienes hoy tienen algún cargo o representación quieren seguir cobrando del presupuesto mediante la reelección u otro público de representación, y la coyuntura se presta para que se hagan presentes y los electores tengan elementos como para volver a confiar en ellos.

Pero nunca faltan aquellos que aún en condiciones tan dolorosas como éstas son incapaces de dar nada, no obstante que en buena medida nunca han correspondido al apoyo popular en las urnas y únicamente piensan en ellos y sus familias; siguen abusando de su condición para sacar ventajas y acumular dinero nunca justificado con el esfuerzo.

DESVERGÜENZA Y CINISMO

*PAN, PRD y MC se niegan a reducir prerrogativas

Lo que México y el mundo vive frente a la pandemia del coronavirus Covid-19 no tiene precedentes, quienes habitamos el planeta no nos habíamos enfrentado a algo parecido en toda nuestra existencia, ni lo imaginábamos.

Y es precisamente en estos momentos aciagos cuando al interior de la sociedad; de los gobiernos y de los partidos, que se puede observar a aquellos que tienen algo de humanidad y solidaridad para con los que menos tienen.

En contra parte se aprecia a seres insensibles; egoístas y parásitos del pueblo, a quienes no les importa el sufrimiento colectivo y no están dispuestos a hacer sacrificio alguno por los demás.

El tema viene al caso porque ante la insistencia, tanto de gobierno como de algunas otras fuerzas políticas, en el sentido de que se reduzcan sus prerrogativas un 50 por ciento; para destinar ese dinero en apoyos al pueblo, panistas, perredistas y del partido Movimiento Ciudadano se vuelven a negar en el Congreso a esa posibilidad.

Son verdaderamente descarados y sugieren que, en todo caso, se suspendan obras y proyectos de construcción del gobierno federal, pero que a ellos no se les toque lo que malamente se les da como sueldo, que proviene no del dinero aportado por sus militantes, sino del pago de impuestos de todos nosotros.

Increíble no ver con rudeza el verdadero comportamiento de esos sujetos, sanguijuelas y vividores de nuestro dinero; pero ello es así porque como sociedad no hemos sabido defender nuestros derechos, y hemos permitido que grupos de privilegiados gocen de la abundancia sin más esfuerzo que discursos demagógicos desde los poderes públicos, ellos son los que no toman en cuenta los cambios legales que se requieren para hacer el cambio.

Hoy vemos cómo en distintas naciones, de diversas maneras, tanto las autoridades como los partidos y el pueblo en general sale a ayudar con lo que tiene a los que más sufren; porque son económicamente débiles.

Pero aquí esos sátrapas de la mayoría de los partidos muestran “claramente el cobre” y buscan cmo mantener su estatus social, a costa del sufrimiento colectivo.

A esos políticos de barandilla encumbrados en el poder, viviendo con lujos de toda naturaleza, con dinero que no les cuesta; debemos borrarlos porque han saqueado a México hasta el cansancio y los seguimos tolerando.

¿Hasta cuándo seguiremos aguantando esas burlas? usted tiene la palabra, pero ya es tiempo de ponerlos en su lugar, si quieren vivir en la abundancia que trabajen como todos nosotros; que salgan todos los días a la calle a “ganarse en pan” y no desde un escaño, curul o cargo público donde sólo quieren llegar a robar a manos llenas.

Que sus recursos sean con base en el pago de cuotas de los afiliados a sus partidos, aunque como ya son tan pocos y tampoco quieren mantenerlos, pues nos roban lo que pudiera servir para realizar obras de beneficio social y otras acciones de gobierno para la mayoría.

Requerimos como mexicanos fajarnos los pantalones, dejar de ser tan agachados y mandar al diablo a tanto político de aventura que ni en éstos momentos de dolor son capaces de sacrificar nada ¿no le parece?