SE NECESITAN MÁS DE MIL POLICÍAS

Pablo Ojeda Cárdenas, secretario de Gobierno de Morelos.

El secretario de Gobierno de Morelos, Pablo Ojeda Cárdenas, estimó que la entidad requeriría de por lo menos 1,250 elementos de seguridad adicionales, para una distribución de aproximadamente 450 en las tres regiones en que se divide el estado.

El funcionario coincidió con los señalamientos que estiman que la mayor parte de los asesinatos que se han cometido en el estado los últimos días obedecen a personas que se encontraban relacionados con la delincuencia, salvo en el caso de una mujer que incluso trabajaba en una instancia de gobierno.

Reiteró que la zona sur de Morelos era ya el punto territorial de mayor atención por los índices de criminalidad, pero dijo que se espera que en breve lleguen más elementos de la Guardia Nacional para reforzar las acciones de vigilancia, ante las posibles reacciones por la detención de Santiago Mazari alias “El Carrete”.

LA PRIMERA BUENA DE LA GN

Santiago Mazari Hernández, «el carrete» o «señor de los caballos».

Santiago Mazari Hernández, alias el «carrete» se movió impunemente durante más de una década entre los estados de Guerrero y Morelos.

Como cabeza principal del cartel de “los rojos», grupo criminal surgido a partir de la muerte de Arturo Beltrán Leyva en el 2009, pudo fortalecer esa célula al gusto durante el sexenio de Graco Ramírez.

La información de su detención por parte de la Guardia Nacional en un operativo que habría requerido de un enfrentamiento durante tres días, es de enorme impacto para Morelos y Guerrero.

Mazari es indudablemente responsable, mas allá de los delitos que se le imputan, de decenas, quizás cientos de ejecuciones registradas durante todos estos años en buena parte del territorio morelense.

Para acrecentar su poder y ampliar su influencia empujó a un terrible derramamiento de sangre, desde buena parte del poniente y sur de Cuernavaca, pasando por Temixco, Emiliano Zapata, Xochitepec, Zacatepec, Jojutla; mejor dicho, en todos los municipios del sur y poniente de la entidad. Paseaba a sus anchas en Amacuzac y otros municipios.

Los datos indican que más de una veintena de sus sicarios también se entregaron a las fuerzas federales, y con ello se espera que el grupo quede muy debilitado.

Hasta ofensivo resulta que, desde Cancún, el ex jefe policiaco de Graco Ramírez, Jesús Alberto Capella, aplauda su detención; por lo menos aquí en Morelos sabemos que por acuerdos con el ex gobernador, era quien lo protegía.

Pero, por otro lado, pudiera decirse que esta es la primera gran acción de la Guardia Nacional.

La apreciación es que a este capo se le acabo el manto de protección que le ofreció Graco.

El suceso muestra, por ahora, que no hay complicidades con estas nuevas fuerzas policiacas y ese es un excelente signo para los ciudadanos.

¿Cuál será la reacción? Seguramente no esperaremos mucho para verlo, el capo sembró células del crimen por todas partes.

Igual y algunos de esos cabecillas intenten tomar el mando e igual y vuelven a dividirse en grupos más pequeños como paso tras la muerte de Arturo Beltrán y Amado Carrillo.

Lo ideal sería que depusieran las armas y se extinguiera el cartel; no obstante, por ahora, habría que reconocerle la acción a la Guardia Nacional.

Meterse a esa región guerrerense conocida como Filo de Caballo no es cosa menor, es refugio histórico de criminales de muy alto nivel.

Muchos quizás ya no lo recuerden, pero hace años quien fuera jefe policiaco de Antonio Riva Palacio, Antonio Nogueda Carvajal, tras ser acusado de complicidad con el crimen se refugió ahí, y en el intento de su captura fue derribado un helicóptero de la PGR con altos funcionarios del gobierno.

Hay que ver el rumbo que tome el caso, pero es un tema que recién comienza y seguramente dará mucho de qué hablar.

TERRIBLE LA PREVENCIÓN EN CUERNAVACA

Pareciera que la prevención del delito es letra muerta en Cuernavaca, ya que es recurrente el robo en tiendas, rutas del transporte y plazas comerciales; y qué decir de las colonias «peligrosas».

Pero hay preocupación por los reiterados robos a clientes del SAM’S en pleno estacionamiento, sin que la administración de la tienda haga nada, y por el contrario responsabiliza a los usuarios por no pagar el servicio de estacionamiento, a pesar de que se encuentra en una de las avenidas más transitadas de la ciudad.

La colonia Lomas de Cortés de Cuernavaca es víctima de la delincuencia a plena luz del día, ya sea afuera de escuelas o tiendas.

Nos enteramos de que recientemente las víctimas fueron personas de más de 80 años, por cierto, padres del aspirante independiente a la gubernatura Antonio Sandoval Tajonar. Pero lo mismo, por la mañana fue una ruta 5 también fue asaltada cuando se dirigía al centro. Cada vez son más frecuentes las denuncias de que se escuchan balaceras en la zona a toda hora.

¿Y el Ayuntamiento capitalino? Bien, gracias. La capital se encuentra totalmente desprotegida y la mediocre «autoridad» no está a la altura de las circunstancias.

El edil Antonio Villalobos Adán sigue negándose a firmar el acuerdo con las fuerzas estatales y federales, propiciando condiciones de indefensión colectiva en la capital morelense.

Ya es tiempo de que lo pongan en su lugar, no se puede permitir este grado de inseguridad en la ciudad ¿no le parece?

En contraste, quien se dice presidente municipal anda rodeado de guarda espaldas, a cargo del erario y hasta dicen que en vehículos blindados.