Caballero y Meade, costo de la complicidad

Los compromisos que a lo largo de los años recientes adquirieron con el gobernador Graco Ramírez y su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda los candidatos del PRI y el del PAN-MC, Jorge Meade Ocaranza y Víctor Manuel Caballero Solano, respectivamente, han impedido aprovechar el desprestigio de ambos perredistas, para capitalizarlo en sus desangeladas campañas.

La irritación social contra el mal gobierno del tabasqueño era un elemento ideal para atraer la simpatía popular, a partir de las críticas y señalamientos contra tanto acto de corrupción; sin embargo, no pudieron sacar ventajas de ello porque de alguna manera entraron en complicidad con ambos personajes.

Cuando Meade o Caballero intentaron usar esos recursos, la respuesta fue inmediata. En el caso del panista, le exhibieron sendos documentos en los que se le señalaba de haber recibido dinero sin justificación alguna del Congreso, en su calidad de diputado local. La información filtrada fue inobjetable pues consistía en una transferencia bancaria por un millón de pesos a su cuenta bancaria personal con detalles de hora y cobro.

Cuando Graco necesitaba de la aprobación de algo en la actual Legislatura, para satisfacer su insaciable apetito de dinero público, a través de la obtención de préstamos bancarios, pagaba esos favores con fondos del propio préstamo. Sus principales operadores fueron Hortensia Figueroa y Julio Espín, con el visto bueno y hasta operación de Gayosso, por lo cual fueron dejando testimonio documental, previendo que en su oportunidad podría ser útil.

Jorge Meade, también permitió muchos excesos e injerencias en la delegación de Sedesol, sobre todo por parte de Elena Cepeda, presidenta del Sistema DIF estatal y madre del candidato perredista a gobernador, seguramente porque le compartían de los beneficios en el uso tendencioso de los programas y los acuerdos con proveedores de insumos.

Esos arreglos nada transparentes son los que les imposibilitaron a ambos candidatos “opositores” a capitalizar este desafortunado final de sexenio.

Por lo tanto, Meade y Caballero se dejaron seducir por los perversos tentáculos corruptores de Ramírez Garrido, lo mismo que la absoluta mayoría del resto de los diputados de la actual Legislatura local, que ahora que intentaron tomar distancia, los exhibieron.

En términos reales tanto el panista como el priísta saben que la única salida que tienen para no seguir siendo exhibidos por los favores económicos recibidos por parte del gobierno de Graco Ramírez, es jugar al ritmo que les marque Rodrigo Gayosso, amén de ser evidenciados. Por ello, la instrucción fue “armar el frente anti Cuauhtémoc”, a fin de minarlo y con ello contribuir al proyecto de continuidad del gobernador y de Elena Cepeda.

 

 

Va al PRD una estratega sin estrategia

Todo pareciera que de la misma manera en que llevó a cabo su campaña y gobierno Graco Ramírez, rodeado de familiares y amigos muy cercanos, su hijastro Rodrigo Gayosso pretende hacer lo mismo; luego de que esta semana sumó a su equipo a Mónica Reyes Fuchs ex secretaria de Turismo y pareja sentimental de su hermanastro Pablo Ramírez Durón.
A pesar de que Monica Reyes pasó sin pena ni gloria por la Secretaría de Turismo estatal, ni gozó del reconocimiento de los empresarios del ramo, que siempre cuestionaron la cifras alegres que daba la funcionaria sobre la afluencia de visitantes en el estado, ahora estará a cargo de la campaña del candidato a gobernador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).
A partir de abril, la ex secretaria de Turismo en Morelos, se incorpora como coordinadora de campaña del candidato del PRD a la gubernatura, cargo que pretende heredar Rodrigo Gayosso Cepeda, hijastro del gobernador y quien sólo contaba con antecedentes políticos en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al haber fungido como secretario particular del ex presidente municipal de Cuernavaca Manuel Martínez Garrigós. Éste último, hizo tan mala administración y dejó tan endeudada a la capital de Morelos, que fue expulsado de su partido.
Y aunque aparentemente en el PRD no hay conflictos internos por las candidaturas como se ha visto últimamente en todos los partidos; lo cierto es que desde hace por lo menos dos años se ha visto un desfile de renuncias de militantes de ese organismo político, ya que todo aquel que osa oponerse a la voluntad de Gayosso Cepeda, se queda en el exilio político o hasta es amenazado por alguno de sus emisarios.
Mónica Reyes, se suma entonces a la lista de estrategas sin estrategia, que han pasado primero por la dirigencia estatal del PRD al lado de Rodrigo Gayosso, quien en menos de dos años de su periodo sumó casi una decena de personajes que no terminan de darle gusto al ahora candidato, incluída la poblana Edurne Ochoa quien ahora sirve a Morena, luego de estar a las órdenes de la priista Maricela Velazquez en el 2015 y de Gayoso durante el 2017.
Veremos si Mónica Reyes puede hacer algo por la deteriorada imagen de padre e hijo, porque en este caso se requiere tomar en cuenta la mala campaña que ha enfrentado y no ha podido combatir con eficiencia el mandatario estatal, que será la sobra del candidato perredista, que de todas formas no tiene muy buen cartel que digamos, por su ventajosa actuación cuando estuvo en un cargo público a donde sólo llegó a hacer negocios.
Por lo pronto, la misión que le fue encomendada a Reyes Fuchs de encubrir los malos manejos administrativos del ex titular de turismo, Jaime Alvarez Cisneros, la cree haber logrado con creces.

Cuernavaca sin agua, pero con alcalde famoso

La anarquía financiera, el dispendio y el saqueo del erario público en el ayuntamiento de Cuernavaca, ha dado como consecuencia, entre otras muchas, el corte de energía de 5 pozos de agua potable por parte de la CFE.
Entre 2016 y 2017, el Ayuntamiento tuvo ingresos por 2 mil 748 millones, 898 mil 141 pesos, de los cuales solo 77 millones 925 mil 603 pesos se destinaron a gasto de inversión.
En la presente administración que encabeza Cuauhtémoc Blanco Bravo, el gasto corriente y la deuda pública se han incrementado en más del 50 por ciento.
En el tema del agua potable en Cuernavaca, por la temporada de estiaje no es raro que disminuya el suministro de agua en Cuernavaca y sus alrededores por la baja en el nivel de los mantos acuíferos, pero también por el desgaste que ha tenido nuestro sistema de abastecimiento de líquido por el incremento de la población y de los asentamientos irregulares o regulares que sin permisos e instalaciones adecuadas se otorgan en los ayuntamientos, no sólo de Cuernavaca sino de la zona norte del estado.
Sin embargo; a esto habría que sumar la negligencia de las autoridades municipales y estatales al conceder no cientos, sino miles en los últimos años, de permisos para construir obras que además de no ir acompañadas de los estudios y la planeación adecuada; devastan las zonas arboladas que son la principal fuente de atracción para el inicio del ciclo del agua como nos lo enseñaron en la escuela básica.
Esto es fundamental para cualquiera que haya cursado los estudios mínimos, pero parecen olvidarlo nuestros funcionarios que nos han llevado a vivir en los últimos dos o tres años una crisis de desabasto de agua en la mayoría de las colonias, por los adeudos que vienen arrastrando el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC).
Ayer la institución municipal recibió el ultimátum público por parte de la Compañía Federal de Electricidad (CFE) en el sentido de que cortaría de manera escalonada la operación de cinco de los sistemas de bombeo, por los 76.8 millones de pesos en adeudos que se vienen arrastrando.
Es más, la CFE Suministro de Servicios Básicos en Morelos dio a conocer que de enero a la fecha se han dado cortes y desmantelamiento de sistemas de bombeo en 16 puntos de la ciudad.
No es raro entonces que suframos los cuernavaquenses y las colonias colindantes de Jiutepec y Temixco esos periodos de escasez por zonas, que se han agravado los últimos años hasta originar al menos una manifestación o bloqueo por mes en contra del SAPAC y hasta ahora seis quejas ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, por violación a los derechos de agua de los ciudadanos.
Lo peor es que en muchos de los casos el recibo sigue llegando bimestralmente, sin tener el servicio, o que vemos que el recurso se derrocha en lugares que seguramente tienen “tomas domiciliarias” a pesar de ser grandes negocios o edificios que pagan una cuota fija mínima.
Se dice que el SAPAC pierde entre dos y tres millones de pesos al bimestre, tan sólo por tomas clandestinas o mal catalogadas, pero que están detectadas.
Tendríamos que preguntarnos por qué en los últimos nueve años que ha gobernado Cuernavaca el PRI y nuestro “flamante” alcalde del PSD-PES no se ha hecho nada, o casi nada, para disminuir el adeudo que en la última administración del PAN quedó en 48 millones de pesos y por el contrario casi se duplicó.
¿Será como dicen que ese organismo descentralizado del Ayuntamiento de Cuernavaca es como dicen “la caja chica” de la comuna? o bien que sigue siendo utilizada para dar cabida a cientos de “aviadores” que después son usados para trabajos extras en el estado o fuera de él, como sucedió cuando se descubrió que morelenses fueron organizados y enviados a Veracruz a hacer turismo electoral.
O será, como asegura la nueva titular de SAPAC María Luisa López Sotelo, que hay boicot en contra de la institución, porque le cierran llaves de paso y le roban equipo y documentación de oficinas.
¿Usted que piensa ?

Violencia creciente, denuncia Sicilia

La violencia en el país no disminuye, los grupos del crimen organizado siguen derramando sangre a lo largo y ancho del país y los esfuerzos que el Estado y la federación dicen hacer al respecto no logran amedrentar a los maleantes.
El estado de Morelos comenzó a mostrar índices alarmantes de delitos a partir del asesinato en Cuernavaca de Arturo Beltrán Leyva, en diciembre del 2009. Y entre otros muchos hechos lamentables se dió aquel asesinato múltiple de siete personas entre los que figuró el hijo del poeta Javier Sicilia en el 2011.

A siete años de ello el también escritor, acompañado de familiares de otras víctimas del delito, hicieron señalamientos contra la actitud oficial complaciente de un sistema gubernamental que no atiende los reclamos de una sociedad agraviada hasta el cansancio, porque esos delitos quedan impunes en un 95 por ciento.

Durante el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa se registraron cerca de 80 mil asesinatos, pero a estas alturas de la administración de Enrique Peña Nieto la cifra llega a más de  150 mil muertos, diría Sicilia quien lamentó que a excepción de Andrés Manuel López Obrador, ningún aspirante a la Presidencia de la República hable del asunto.

Ello, para el poeta, significa que de ganar alguno de ellos la elección seguirá administrando un país bañado en sangre, corrupción e impunidad que es hoy el signo que distingue a los gobiernos estatales y a la propia federación.

El ataque a nuestras instalaciones es un ataque a la democracia: Nueva Alianza

El partido Nueva Alianza fijó su postura a través de un comunicado de prensa luego de los ataques que sufrieron las instalaciones de su comité estatal.

El comunicado en voz de Alejandro Vera Jiménez, candidato al gobierno de Morelos dice lo siguiente:
El ataque a las instalaciones del Partido Nueva Alianza (PNA) ocurrido la madrugada de este domingo, representa un ataque a la democracia y a la alternativa que ha tomado esta fuerza política de abrir sus puertas a las mejores opciones de candidatos, tanto a la gubernatura, como a las presidencias municipales, a las diputaciones locales, federales y senadurías.

 

Es fundamental que la Federación intervenga en Morelos, pues a la inacción de las autoridades locales frente al clima de violencia que domina a la entidad y que padecen miles de ciudadanos, se suman las evidencias de que se prepara una elección de Estado.

 

Es imperativo que sean las autoridades federales quienes se hagan cargo de la seguridad de los candidatos y de las instalaciones partidarias, en particular los de Nueva Alianza, pues no existe la confianza en las autoridades locales, dado que se cuentan con las evidencias de que el actual titular de la Fiscalía estatal para atender los delitos electorales es un personaje vinculado al partido en el gobierno y a su candidato a la gubernatura.

 

No tenemos pruebas de donde provino este ataque, pero sí hay que subrayar que se da unas horas después de que en esas instalaciones se reunieran con el dirigente estatal de Nueva Alianza Javier Bahena Cárdenas y la delegada nacional Aurea Uc Chim, los candidatos a la gubernatura el ex rector Jesús Alejandro Vera Jiménez, a la alcaldía de Cuernavaca Fernando Martínez Cue y a diputado local, Vicente Estrada Cajigal.

 

¿Cuál es el mensaje? ¿Quienes preparan una elección de Estado están nerviosos de perder y entonces, enfrentar a la justicia? ¿Ese será el tono de las campañas?

 

Hacemos responsables al gobierno del estado de Morelos de lo que pueda ocurrirle a cualquiera de los militantes, autoridades y candidatos de Nueva Alianza.

 

No nos amedrentan, este movimiento que estamos creando cuenta con el apoyo y la fuerza de los ciudadanos. Continuaremos adelante y triunfaremos a pesar de los ataques y la persecución.

Atentado contra Nueva Alianza

Las oficinas del Partido Nueva Alianza en Morelos fueron atacadas la madrugada de este domingo, por personas que prendieron fuego a las puertas del inmueble.

Aunque no se reportan heridos por el ataque, se logró saber que aparentemente se habría lanzado bombas caseras por una ventana.
El Partido Nueva Alianza en Morelos no aceptó ir en coalición con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) por las diferencias internas para coincidir en el candidato a la Gubernatura, por lo que solicitó el registro del ex rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, como su abanderado y ha seguido la estrategia de otros partidos buscando personajes como la actriz María Elena Saldaña alias «La Güereja» para postularlos a cargos públicos.
Las oficinas del partido político se encuentran en la esquina de las calles Guelatao y Ciltlaltepec de la colonia Las Palmas, al sur de Cuernavaca, hasta donde llegaron varios individuos en las primeras horas de este día para realizar el ataque.

Elementos del Cuerpo de Bomberos que acudieron al reporte de incendio comentaron que aparentemente dos de las puertas del inmueble fueron rociadas con algún líquido flamable que se incendió al arrojarle una bomba molotov.
Cabe recordar que recientemente fueron expulsados de ese instituto político, el ex dirigente, Felipe Castro Valdovinos, entre otras figuras de su equipo

Poder Ejecutivo Equipo, el secreto

Mucho se sigue polemizando respecto a las opciones que como electores tendremos para votar en las elecciones del primero de julio que viene, tanto en el aspecto federal, donde se juega la presidencia de la república, como en lo local, donde elegiremos gobernador.
A decir verdad pareciera que en el ánimo de los ciudadanos no hay mucha satisfacción frente a los candidatos que tienen como alternativa, sin embargo y quizás durante muchos años más, los mexicanos no tenemos de otra, que sufragar en función de las propuestas de partidos y de arreglos entre grupos de poder que controlan la vida institucional.

Y en efecto, como que personalmente tampoco consideramos que cada uno de esos partidos y grupos enviaran a los mejores cuadros que tienen, pero, reiteramos, seguiremos «decidiendo»  en torno a lo que ellos quieren.

En ese sentido, los más recientes análisis y tendencias mantienen al abanderado de Morena y PES, Andrés Manuel López Obrador en la cúspide, a una distancia casi del dos por uno con quien le sigue; el priista José Antonio Meade Kuribreña y ya como tercero, así sea un punto abajo, el panista Ricardo Anaya.

En lo local, como que las encuestas se reproducen. Se coloca a Blanco en primer lugar y luego al del tricolor, Jorge Meade Ocaranza.

A los ciudadanos lo que nos interesa es que aquellos que ganen, tanto la presidencia de la república como la gubernatura de Morelos, trabajan en función de un mejor país y estado. Hay mucha pobreza, inseguridad, falta de oportunidades de empleo; problemas que reclaman ya urgente resolución.

Desde luego que ambos mandatarios en turno requieren de compromiso, experiencia, preparación y vocación de servicio, pero además, sensibilidad para rodearse de los mejores hombres; capaces en cada posición, ése es el secreto y de ahí depende mucho el éxito o el fracaso.

Cuando existe esa voluntad del ejecutivo, el jefe sólo flota y cosecha los aplausos y el reconocimiento popular. O en caso contrario; el repudio y hasta las mentadas. Aquí lo que esperamos es precisamente eso, que aquel que gane la gubernatura o la presidencia, busque un equipo de colaboradores de peso completo; honestos, trabajadores, con los perfiles correctos y todo caminará solito pero ¿tendremos esta vez la suerte de que así sea? ojalá, porque sí que lo necesitamos.

Fuego amigo amarillo. La traición de Espín.

En todos los partidos se cuecen habas, incluso en el partido del gobierno que tiene una directriz muy clara y un poder de mando que emana desde el dueño del partido en el poder.

El fuego amigo, la ambición y las traiciones están a la orden del día y quien traiciona una vez, lo hará mil veces, esa es la esencia de Julio Espín Navarrete, quien a través de un tercero, impugnó la candidatura de su compañera de partido y también compañera de bancada Hortencia Figueroa Peralta quien va al Senado en la posición 1. La impugnación se hizo primero en el Tribunal Electoral de Morelos, ya se dio vista al PRD estatal y ahora es turno de la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien seguramente resolverá conforme a Derecho.

La intención del ixtleco es evidente, busca adueñarse del PRD una vez que las cosas en lo electoral no ocurran conforme lo esperado en Morelos y que nadie le haga sombra al interior del partido. La impugnación que hace Espín Navarrete a través de un esbirro es en el sentido de que Hortencia Figueroa no se inscribió en el proceso interno de selección de candidatos al Senado de la República, en cambio su hoy aliada Catalina Ríos “La Jefa”, de Emiliano Zapata, sí se inscribió, por lo cual tendría que ser ella quien se quede en esa posición de privilegio al Senado en la posición 1.
Fiel a su costumbre, sin pudor ni lealtad alguna, también es de esperarse que si el PRD pierde la gubernatura, Julio Espín más temprano que tarde se convierta en un enemigo del propio Graco Ramirez y de su hijo, pues seguramente se venderá al mejor postor, es decir, muy probablemente a MORENA.

Las personas no cambian, se especializan en el arte de la traición. Al tiempo.

Políticos de rapiña deben ser desterrados

el cuauh

Entre aquellos que buscan afanosamente ingresar a las nóminas oficiales o muchos que se aferran a mantenerse dentro, hay un sin fin que debieran ser echados por los ciudadanos este primero de julio, con su voto, porque han demostrado ser unos verdaderos rufianes.
Y no son exclusivos de un partido político, generalmente se trata de personajes que como los camaleones o las víboras, cambian de color de piel a cada rato.
Ejemplos sobran, ahí está como primer ejemplo el hoy alcalde de Jiutepec, Manolo Agüero Tovar, un sujeto que amparado en un cargo que le robó a Rafael Reyes en el 2015, convirtió la comuna en un negocio familiar. Buena parte del presupuesto público se lo viene llevando para una pandilla de vividores. Ahora quiere reelegirse, pues obviamente ya le gustó saquear a manos de llenas.
Aquí en la capital hay dos o tres igualmente mañosos, como en el caso del diputado local Julio Yáñez, quien dice ir como aspirante a la alcaldía capitalina y que tiene un negro historial de componendas y presuntos actos de corrupción.
También su compañero de curul, el panista Alberto Mojica Linares, quien en su momento fue exhibido por extorsión a presidentes municipales, condicionando apoyo en calidad de integrante de la Comisión de Hacienda, a compra de contratos de publicidad para una empresa de su familia.
Y qué decir del alcalde capitalino Cuauhtémoc Blanco y su manejador, José Manuel Sáenz, quienes por corruptos debieran de ser desterrados de la política, porque no tienen ninguna vocación de servicio a favor del sufrido ciudadano. Ojalá que el elector sepa distinguir entre esas aves de rapiña y quién les puede garantizar resultados, porque de otra manera la vamos a seguir sufriendo.

Consejo “Ciudadano” de Seguridad, la comparsa

El Consejo Ciudadano de Seguridad que nació supuestamente para evaluar y contribuir al esquema policial y de prevención del delito del Gobierno del Estado, desde una perspectiva autónoma y vecinal, hoy se ha convertido en mera comparsa oficial que legitima decisiones y procedimientos gubernamentales en materia de seguridad pública a cambio de un abultado presupuesto para el pago de su abultada y dorada nómina.
Primero fue el restaurantero Harry Nielsen quien fungió como presidente del consejo, pasando de noche y atendiendo a la expectativa oficial de docilidad y frustrando la de quienes desde la sociedad morelense creían tener una voz que se hiciera escuchar y exigiera al gobierno mayores y mejores resultados para combatir la creciente inseguridad.
Posteriormente, a partir del mes de enero del 2015 fue designado el comerciante de autos usados Rafael Rueda Moncalián, quien siempre se ostentó como un experto en el tema de seguridad, aunque en la práctica resultó un protagónico y sedicente.
El actual CCS tuvo como base la estructura reducida que operaba el Observatorio Ciudadano de Seguridad y Prevención del Delito que la Coparmex Morelos creó e impulsó con éxito en el gobierno del panista Marco Adame, aunque apenas llegó Graco Ramírez a la gubernatura se encargó de su extinción y para ello ideó una nueva estructura burocrática integrada a la secretaría general de gobierno que denominó Consejo Ciudadano de Seguridad.
O sea que los “ciudadanos” que laboran en la dependencia de gobierno cobran como funcionarios de la “Nueva Visión”.
Aquello parece ser más bien una especie de bolsa de trabajo y de colocaciones para gente cercana a Rueda Moncalián, a fin de dar empleo a recomendados, sin generar beneficio alguno y mucho menos abonar en un proyecto que también debe su existencia a la presión social que obligó a su creación.
Y no se crea que se trata de algo pequeño, son muchos los que «trabajan» ahí y se gastan el millonario presupuesto, que sumado a todo lo que se destina al terreno de justicia y seguridad, llegan a miles de millones de pesos.
Lamentablemente, como ciudadanos vivimos casi en medio del fuego cruzado, mientras esos «elefantes blancos» se gastan el dinero de nuestros impuestos de la manera más descarada, porque no nos dan nada a cambio.
Mucho se habló de un órgano que gozaría de autonomía y sobre todo, que incluiría a figuras sociales con historial de lucha a favor del pueblo. Una mera utopía.
Tan sólo de la renta del inmenso local que ocupan, se erogan cientos de miles de pesos al año, sin contar los onerosos salarios de quienes ahí colaboran o simulan colaborar.
De hecho hay un agente del ministerio público del fuero común ahí comisionado, que trata a la gente que llega a solicitar su atención, peor que los que se desempeñan en la Fiscalía General del Estado, y eso estimado lector, ya es mucho decir.