YA SIENTE “LUMBRE EN LOS APAREJOS”

*Intenta Villalobos tráfico de influencias

Presa de sus propios errores y actos de corrupción el alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, busca desesperadamente evitar ser sometido a juicio y llamado a cuentas frente a los tribunales correspondientes; y a decir de abogados que asesoran a ex empleados agraviados por las acciones de presuntos delitos por parte de las autoridades municipales viene tocando puertas del gobierno federal.

Villalobos fue relacionado con la causa penal número JC/874/2020 por el delito de cohecho, presuntamente cometido en agravio de Cristian Isaías Contreras Luna y su hermano José Alberto, además de un intento de extorsión.

Al respecto, la Fiscalía Anticorrupción fijó fecha para realizar la audiencia de la formulación de la imputación para el 11 de de noviembre. Sobre este tema los abogados Enrique Paredes Sotelo y Juan Manuel Cuéllar, quienes llevan el caso de los agraviados, afirman que Villalobos ha estado acudiendo a la Ciudad de México a buscar apoyo de algunas dependencias del gobierno federal, a fin de ser protegido de la restricción de salir del país prisión ee posible sustracción de la justicia, lo cual, consideraron, es un tráfico de influencias.

Sabedores de las intenciones del alcalde, también las presuntas víctimas pidieron al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no impedir el correcto y legal desarrollo de la denuncia, ya en manos del juez de control y en una misiva enviada a través de la Dirección de Atención Ciudadana de la presidencia, dicen confiar en las instituciones.

«Sabemos y aplaudimos la posición de su gobierno en el sentido de que no se tolerará acto de corrupción alguno y en que antes que todo, se aplicará la justicia y la Ley con rigor en contra de quienes la infrinjan, sin embargo, nos abriga el temor de que alguien de la federación, se preste a esta clase de componendas».

Refiere parte del texto enviado a presidencia.

Paredes Sotelo dijo que ya se obtuvo una respuesta al respecto y ésta fue en el sentido de que no habrá impunidad y el juez de la causa deberá proceder conforme a las pruebas y elementos a que haya lugar; es decir, se dijo confiado en que la federación no intervendrá en favor del presidente municipal.

Cabe recordar que no se trata únicamente de esta denuncia; los abogados recordaron que por despidos injustificados de trabajadores, ya se han presentado más de 100 y se irán sumando porque son cerca de 500 los agraviados y en el Congreso local, hay otro expediente solicitado por la fiscalía anticorrupción a fin de iniciarle a Villalobos un juicio de responsabilidades por presunto desvío de recursos públicos del orden de los 70 millones de pesos.

Por eso el edil siente que «la lumbre le llega a los aparejos», intenta el apoyo de alguna instancias federal a fin de lograr impunidad, pero los asesores legales de quienes se han visto agredidos por él, vienen igualmente buscando mecanismos para evitar que el juez de la causa sea presionado para no actuar conforme a derecho.

PIDEN DISCULPAS POR BLOQUEOS

*Irán por la vía legal

Tras realizar protestas y bloqueos en la vía pública además de cerrar calles durante una semana, trabajadores despedidos del municipio de Cuernavaca desistieron de esa estrategia y se plantaron desde el jueves a las afueras de Palacio de Gobierno para demandar apoyo de la autoridad, además de que se disculparon por el cierre de calles.

Los manifestantes, denunciaron ayer casos concretos de corrupción de los que tienen conocimiento en el Ayuntamiento de Cuernavaca, mismos que de ser solucionados podrían generar los ahorros y recursos para cubrir sus liquidaciones conforme a la ley o bien generar la fluidez económica para la operación de la comuna.

Informaron que tomarán la vía legal para hacer valer sus derechos en materia laboral como ex trabajadores, pero dieron a conocer detalles de las alteraciones administrativas de que tienen conocimiento y aseguraron que no sólo el alcalde Antonio Villalobos es responsable de ellas; sino también los regidores y miembros del cabildo que han permitido arbitrariedades y la contratación de amigos y familiares tanto del presidente municipal como de ellos mismos.

No obstante que el argumento de su despido fue reducir la excesiva nómina porque no hay dinero; señalaron que entre las jubilaciones doradas que se han aprobado desde hace varios trienios y las «aviadurías» se consume el 30% del gasto corriente, y mostraron algunas cifras de lo que se paga a personal de confianza que de acuerdo con la tabulación de sus puestos deberían ganar mucho menos, pero como son ocupados por sus recomendados tienen salarios muy altos.

Compararon el caso de Cristina Luna Gómez, quien tiene desde hace años un cargo de Jefa de Oficina con un sueldo de 3 mil 400 más compensaciones, pero Laura Mendizábal con el mismo cargo, cuenta con un ingreso de casi 18 mil pesos más bonos. Hay «asesores» como Ana Caren Fuentes con un sueldo de 15 mil 123 mensuales y Adriana Castañeda con 10 mil 123 pesos, todas esas cantidades a la quincena o sea que hay “asesores” que no se justifican que ganan más de 30 mil pesos al mes, y jefas de departamento de 20 mil pesos, cuando el mismo escalafón era de 8 mil pesos aproximadamente.

Sostuvieron que en la facturación de uniformes y otras necesidades; del Ayuntamiento los sobre-costos con los que se factura son inconcebibles; ya que playeras que tienen un costo en el mercado de entre 200 y 300 pesos cada una; las cobran a razón de dos mil pesos porque las compran a una empresa en especial, “sólo de eso se están llevando un dineral  que es desvío al erario”.

Los agraviados con los despidos destacaron han pagado las cuotas por afiliación al Instituto de Crédito de los Trabajadores al Servicio del Estado de Morelos durante dos años de este gobierno municipal, pero el dinero nunca se entregó a esa institución y por tanto no podemos acceder a un crédito.

“Eso representa un delito por omisión de pago y fraude; ante lo cual se iniciaron ya denuncias civiles y penales ante la Fiscalía General del estado en contra Villalobos y el cabildo”, precisaron.

Además se quejaron de la complicidad que hay entre los líderes sindicales y el cabildo, porque a pesar de haber sido un despido injustificado en muchos casos y una medida injusta, no han levantado la mano para defender a los trabajadores, ni reclamado al alcalde.

“Seguramente les han de haber pagado muy bien para que no hubiera protestas internas, además de que el área de comunicación social ha orquestado una campaña de desprestigio en contra de los despedidos”, para eso no se le paga, reclamaron.

«Carlos Félix y sus colaboradores vienen desarrollando videos y panfletos buscando desprestigiar al movimiento; lo que seguramente debe estar costando una lana. Prefieren derrochar en esas cosas en lugar de cumplir con la ley laboral para dar su finiquito de los despedidos», indicó Leticia Hernández.

NO BAJAR LA GUARDIA

*Postura de ex trabajadores de la comuna

Trabajadores despedidos del ayuntamiento de Cuernavaca continuaron con las protestas y bloqueos en diversas calles y avenidas de la ciudad; reclamando justicia y atención por parte de las autoridades tanto del cabildo, al que calificaron de corrupto y vendido, como del alcalde Antonio Villalobos Adán.

El abogado laboralista y aspirante a la dirigencia estatal del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Juan Juárez Rivas, dijo que «si hubiera un poquito de vergüenza, en el Lobito ya habría renunciado al cargo que le llegó de milagro; porque está violando los estatutos y principios de nuestra organización, de la que dice ser militante».

Apuntó:  «lo que ha hecho con esta pobre gente no tiene nombre; dejarlos sin empleo en medio de la pandemia… cuando entre los principales principios del partido están permanentemente hablando de justicia, el bien común, el apoyo a las causas populares y sobre todo a la clase trabajadora», es una incongruencia.

Estimó que como Villalobos llegó “de milagro” y una estrategia marrullera de grupos indeseables en Morelos encabezados por el ex gobernador Graco Ramírez, «pues lo más seguro es que nunca fue militante de nuestras filas, desconoce los principios y fundamentos de Morena y sólo está aprovechando para enriquecerse de manera ilícita».

Incluso consideró que «lo que viene pasando ya en procesos electorales recientes como el de Hidalgo nos indica que con ésta clase de gobernantes, traidores a su pueblo y a sus propios trabajadores se pueden pagar las consecuencias en las urnas durante las elecciones de junio del año entrante.

Por eso es que lo mejor será que aquellos oportunistas como “el lobo mejor deberían separarse de sus responsabilidades por incapacidad y violación a las normas elementales de los morenistas».

Por cierto, los inconformes pidieron la intervención del gobierno del estado y fueron recibidos por Gerardo de la Rosa Carmona, procurador estatal de la Defensa del Trabajo, y el acuerdo fue en el sentido de que aquellos que consideren violentados sus derechos acudan al Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje (TECyA), donde serán apoyados por las instancias correspondientes.

ALCALDÍA DE CUERNAVACA

La mediocridad con la que el alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán está conduciendo la administración es verdaderamente lamentable; da pena ajena ante los garrafales errores que comete como presidente municipal y se han debido dar pasos atrás, como en el presunto caso del despido masivo de 350 trabajadores -a decir de las autoridades-, aunque las versiones de los propios afectados hablan de alrededor de los 500.

Como el señor no sabe ni dónde tiene la cabeza corrió a los empleados de manera indiscriminada, no se tomó siquiera la molestia de dar instrucciones para que se analizara bien a quiénes se dejaría sin chamba, y eso lo llevó a cometer acciones de ingratitud porque hasta madres embarazadas iban en el paquete y personal a punto de jubilación.

Cuando vio la reacción y las injusticias injustificadas, aparentemente tuvo que retroceder, salió a decir que iba a modificar la reestructuración de la plantilla de personal, pero sólo fue de “dientes para afuera” para ganar tiempo o no se qué, porque finalmente no rectificaron nada de los despidos y los trabajadores tendrán que litigar cada quien su caso.

El cínico personaje -heredero de las negociaciones de Graco Ramírez- pretendió mostrarse como un sujeto sensible y bondadoso ofreciendo revisar cada uno de los casos y reinstalar a quienes merecieran ese beneficio; sin embargo, lo anterior da la clara evidencia de que se trata de un individuo que adolece de un gramo de cerebro e inteligencia y se ha tenido que tragar sus errores en otras ocasiones.

Los niveles de corrupción que afloran por todas partes son la causa y origen de que esa alcaldía -la peor conducida a nivel estado- no tenga dinero suficiente ni para pagar al resto de los trabajadores que siguen en nómina.

El mismo Villalobos, a decir de la Fiscalía Anticorrupción y las denuncias que se han presentado, desvió recursos del orden de los 70 millones de pesos durante sus primeros seis meses al frente de la comuna.

Y, a pesar de que despidió a varios cientos de empleados, las denuncias desde el interior del Ayuntamiento indican que hay cientos de «aviadores» que se mantienen en las nóminas con ingresos promedio de 20 mil pesos mensuales; beneficiando a recomendados, parientes de regidores y funcionarios de alto rango, del propio edil y de sus principales colaboradores.

Aquello es un vil cochinero que no tiene pies ni cabeza pero “tontamente” el graquista anda ya «trabajando» por la reelección, y eso simplemente habla de la mediocridad de un sujeto que se sacó la lotería y ahora piensa que puede seguir en el cargo; cuando debiera estar siendo enjuiciado por el Congreso local que igualmente parece haber entrado en complicidad con él, porque no avanzan en la denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción en su contra.

En la reinstalación de los trabajadores se deberá exigir que se les mantengan las mismas condiciones laborales que tenían, sobre todo en lo que se refiere a antigüedad y el salario; junto con las prestaciones porque igual y les hacen perder esos derechos. Tienen que “estar a las vivas porque los tipos como Villalobos Adán no tiene palabra de honor, y menos respeto por los demás.

Los trabajadores vulnerados en sus derechos han emprendido una serie de bloqueos para presionar a las autoridades, pero sólo han provocado que el mismo alcalde se eche para atrás de sus intenciones de revisión de los cambios de las nóminas, y a últimos días ha vuelto a negar que vaya a haber reinstalaciones, porque el engrosamiento de la nómina ha sido consecuencia de la corrupción, situación que nadie podría negar.

INVASIÓN DE LA VÍA PÚBLICA

*Con el permiso de la autoridad

Con el consentimiento de la Presidencia Municipal de Cuernavaca se han invadido espacios de uso común; áreas públicas que nos pertenecen a todos los ciudadanos; porque se han construido con dinero del pueblo o fueron destinadas para ello, pero que se han violentado a pesar de todas las normas y se van privatizado.

Usted puede ver como a un costado de Palacio de Gobierno un restaurante que está justo junto a las oficinas de correos se apoderó de una gran extensión que en su oportunidad fue paso peatonal. ¿Quién lo concesionó o vendió, con permiso de quién?

En el primer caso nos referimos al negocio denominado «Los Arcos” que poco a poco fue creciendo invadiendo la plaza pública, pero después fue frente a Catedral también un restaurante llamado “La Alondra” hizo lo propio, curiosamente cuando la dueña de éste fungía como regidora en el Cabildo capitalino; abusando de su autoridad y seguramente apoyada por el resto de los integrantes de la comuna.

Actualmente, otro restaurante justo al lado de éste último ya instaló una plataforma de madera para ampliar su capacidad; ocupando incluso un acceso de personas con discapacidad. Dicho negocio está en la esquina de calle Hidalgo esquina con Juan Ruiz de Alarcón; igualmente frente a la Catedral de Cuernavaca.

Hace apenas unos días cuando se observó que se colocaba ahí una armadura de herrería se generó una enérgica reacción de protesta en medios de información y redes sociales; lo menos que se esperaba era que se diera marcha atrás, pero no fue así los trabajos avanzaron y ya la ampliación parece estar casi lista.

Ya sabe usted que en estos tiempos de redes sociales todo trasciende, y lo que se sabe -a través de algunos funcionarios del propio Ayuntamiento- es que el “remedo” de alcalde Antonio Villalobos Adán concedió el permiso de invasión del paso peatonal a cambio de 40 mil pesos, cosa por demás ofensiva y que de ser cierto muestra el hambre con la que llegó este mediocre que ya se siente todo un personaje.

Es una ofensa a la población lo que se viene haciendo con el espacio público, independientemente de que se trata de una falta grave a los derechos del pueblo; sin embargo, mientras no seamos capaces de defender nuestros derechos cualquier pelafustán como Villalobos seguirá haciendo de las suyas, y cediendo espacios de todos a cambio de unas monedas.

Lo mismo sucede con la invasión de calle, específicamente de banquetas, en calles como Degollado, Guerrero o en los alrededor de las terminales; donde los peatones se ven obligados incluso a bajar de las banquetas porque está invadido por el comercio tolerado por la autoridad.

Y es que la tendencia a delinquir de esos individuos viene de familia, hay un negocio instalado a un costado de lo que fuera Burger King que estaba donde terminan boulevard Juárez y Calle Hidalgo, también en el centro, que fue ilegalmente ocupado por los Villalobos y hasta la fecha mantienen la posesión.

Pero lo que no hay es decencia, honestidad y honor; han aprovechado la cercanía con algunas autoridades en el pasado para “sacar raja” y beneficio; sin importarles que se trate de un bien “mal habido”, así que lo que acaba de hacer el hijo no es nada novedoso, es cosa de familia.

BARRIL SIN FONDO

*Abandono social

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) sigue siendo un organismo al que se le mete mano desde diversas áreas, y continúa incumpliendo con su responsabilidad de suministrar agua potable de manera eficiente a los ciudadanos de Cuernavaca.

No es falta de líquido, menos en éstas épocas de mejora de los mantos freáticos por la temporada de lluvia; su deficiencia es consecuencia de que sigue siendo la caja chica de quienes lo manejan; de regidores y del propio edil, Antonio Villalobos Adán.

A eso debe su falta de liquidez y cabal funcionamiento, porque una buena parte del dinero que ingresa por el pago del consumo se va a manos de toda clase de vividores y lacras; que sin importarles afectar a miles de habitantes meten mano como si fuera un negocio privado.

Ahora tocó a los residentes de la colonia Antonio Barona, quienes debido a inexistencia del líquido desde hace casi dos semanas, salieron a bloquear el Paso Exprés, con las molestias y afectaciones que ello tiene para quienes usan esa importante vialidad.

Seguimos viendo graves incapacidades de las autoridades municipales para cumplir por lo menos con la dotación de los servicios fundamentales como lo es el agua, y todo a partir de evidentes actos de corrupción.

Y eso de que «no es el Ayuntamiento en sí, porque es un órgano descentralizado», es una soberana mentira; en la práctica es el edil, el cabildo en pleno y desde luego quienes están al frente del SAPAC los culpables de lo que ahí ocurre.

Bueno, hasta donde nos quedamos el control del mismo continúa a cargo de una banda con presuntas ligas con un grupo de delincuencia organizada, a cuya cabeza está visiblemente a través de Héctor Maganda, que puede no aparecer en el organigrama de funcionarios, pero es quien tiene el control total.

El señor, se sabe, fue hace unos años funcionario en las estructuras de justicia del estado de Guerrero y fue jefe del hoy alcalde, Villalobos Adán en la vecina entidad, se afirma que continúa teniendo autoridad sobre él.

Y debido a esos antecedentes nada claros de ciertos sujetos, ahora incrustados ahí, es que cual si fueran funcionarios de primer nivel del gobierno federal traen vehículos de lujo con blindaje y una sarta de sujetos cuidándolos, además de los escoltas que solicitó desde hace mucho por decir que atentaron en su contra.

Es decir, se gastan una fortuna sólo en su seguridad personal a costa una parte de la institución y, lo poco que queda, se los llevan como «renta» para su organización criminal; ese es un secreto a voces que se sabe entre funcionarios y sectores cercanos al Ayuntamiento.

¿Y el famoso lobito? pues entretenido viendo a ver qué chica guapa se topa para ofrecerle trabajo y preocupado por su reelección y cómo salvar el pellejo ahora que la Fiscalía Anticorrupción le inició una investigación por enriquecimiento inexplicable por más de 60 millones de pesos. En manos de este tipo de sujetos estamos, ¿Cómo la ve?

¿TRAS EL NEGOCIO?

El Congreso del estado de Morelos analiza una solicitud del Ayuntamiento capitalino en la que solicita la autorización del Legislativo para dejar en manos privadas el mantenimiento del alumbrado público durante 15 años.

Al respecto, el diputado local José Casas González sostiene que ni siquiera hay claridad en el documento de petición, porque se habla a la vez de una licitación para concesionarlo y de un contrato público-privado.

Pero ¿sabe usted cuál es el alcance de ésta pretensión en dinero? pues compromete a los capitalinos a pagar mil 500 millones de pesos en 15 años; a razón de 10 millones por año. ¿Qué le parece?

Es decir que, no obstante que la actual administración a cargo de Antonio Villalobos Adán no ha desarrollado ninguna inversión significativa en la capital durante el primer año, busca comprometer a los siguientes cinco trienios y pide disponer, para ir cubriendo la deuda, el 30 por ciento de las participaciones federales.

Con todos los compromisos que ya arrastra el Ayuntamiento de Cuernavaca; prácticamente dejaría sin recursos a quienes le sucederán por los siguientes 15 años, algo realmente injustificable porque reiteramos, hasta ahora vemos que el edil no ha sido capaz ni de dar mantenimiento a los servicios e infraestructura en la ciudad, y si en cambio busca sacudirse la responsabilidad del alumbrado a costa del endeudamiento.

La cámara de diputados local no puede ceder a éste tipo de propuestas, mucho menos cuando el desempeño del cabildo es tan mediocre, y que tiene a los ciudadanos en el abandono, en una progresiva degradación.

El propio legislador pide primero que cuando menos se le dé claridad a la solicitud, pero de entrada su posición es en contra, lo cual nos parece muy sensato porque ya sabemos lo que suele esconderse detrás de ese tipo de convenios, y más aún tratándose de personajes ligados al ex gobernador Graco Ramírez.

No hay ninguna justificación para que se apruebe la petición. Durante la administración de Manuel Martínez Garrigós 2009-2012 el entonces presidente Municipal solicitó y obtuvo la autorización para contratar un crédito de 600 millones de pesos.

Pero, a diferencia de lo que quiere el actual edil, con esos recursos invirtió en una serie de obras de mejora y embellecimiento de la metrópoli, ahí está el distribuidor vial Emiliano Zapata en la colonia Buena Vista, el parque Tlaltenango que adquirió a petición de los vecinos, la unidad deportiva de Acapantzingo, el concreto hidráulico en Avenida Morelos sur, la mejora de los camellones como Domingo Diez y Díaz Ordaz además de otras inversiones que quizás superaban los 600 millones.

Y aún así, se fue prácticamente por piernas, lo acusaron de todo, pero comparado con lo que pasa en éste momento en la alcaldía podríamos decir que heredó una obra monumental.

Ya le decíamos recientemente en este espacio que empleados de la comuna sostienen que la única inversión pública de Villalobos es en un puentecillo por el rumbo de Lomas de Zompantle, y lo que se comenta es que se están robando todo el dinero del presupuesto.

También la diputada Ana Cristina Guevara se pronunció en contra para que el Ayuntamiento busque otras alternativas más económicas para el alumbrado público, y sobre todo en plazos más cortos a pagar, de preferencia durante su trienio.

¿Será para tanto? pareciera exagerado, pero lo cierto es que en la realidad no vemos absolutamente nada, el abastecimiento de agua sigue siendo un problema, también la basura, hay zonas donde se recoge y otras no; no pueden con el alumbrado, las calles y banquetas siguen sin atención, qué decir del ambulantaje que sigue creciendo por diversas zonas de la capital pero, y se piensa en hacer más negocios. ¡Qué barbaridad!

ALCALDE CAPITALINO

*¿En manos de Graco o de Rabín?

Datos surgidos de funcionarios del Ayuntamiento de Cuernavaca revelan que de manera gradual el ex gobernador Graco Ramírez Garrido avanza en el control político de la comuna. Que ya incluso colocó a algunos de quienes trabajaron con él, como es el caso de José Montes, quien fuera responsable del fideicomiso del estadio Agustín «Coruco» Díaz de Zacatepec.

Sabido es que quienes diseñaron la estrategia electoral para la justa del 2018, en lo que a Cuernavaca se refiere, fueron -ahora se aprecia- en alianza, Graco y el hoy Director General del Banco del Bienestar del gobierno federal, Rabindranath Salazar Solorio; quien peleó a Cuauhtémoc Blanco Bravo la candidatura al gobierno estatal.

Ellos dos fueron los que inteligentemente situaron como suplente en la fórmula de Morena por la alcaldía, al hoy edil Antonio Villalobos Adán, para impedir que Blanco Bravo lograra controlar esa comuna o tal vez previendo la estrepitosa caída y dejando un bastión.

Por todos esos antecedentes, no es nada extraño lo que ahora se afirma, que el delincuente de Ramírez Garrido viene apoderándose de posiciones claves, porque está desesperadamente luchando por lograr reposicionar al Partido de la Revolución Democrática (PRD) para las elecciones intermedias, porque sus malas acciones como gobernante dejaron al partido casi en extinción.

Bueno, desde el interior del Ayuntamiento se señala que la empresa que le maneja la imagen pública a Villalobos es la misma que tenía contratada el tabasqueño; o sea, no se necesita investigar mucho para darse cuenta de que están «trabajando» armónicamente con Graco, como lo hicieron desde su sexenio.

Pero se supone que también sirve a los intereses de Salazar Solorio y, de hecho, la evidencia clara es que su hermano cuenta con una responsabilidad de relevancia cerca del auto denominado «lobito». Bueno; hasta la madre de los Rabindranath está dada de alta en la nómina de Cuernavaca.

Y si todo eso es verdad, pues nunca nos equivocamos cuando en éste espacio afirmábamos que el ex gobernador y el jiutepequense habían llegado a acuerdos políticos antes de las elecciones del 2018, y que en algún lugar de Estados Unidos, se habían reunido el hijastro de Graco, Rodrigo Gayosso con Rabín ya en tiempos de campaña.

¿QUE BUSCAN PRIVATIZAR EL RASTRO?

Luego de que trascendiera un presunto acuerdo entre el presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, sus colaboradores y regidores, en el sentido de cerrar el rastro municipal a partir del lunes próximo presuntamente por la detección de un caso de detección de clembuterol, integrantes de la Asociación de Introductores y Expendedores de Carne bloquearon el acceso a la comuna.

Encabezados por el asesor jurídico de la misma, Rafael Cepeda Aguilar, advirtieron que no van a permitir el cierre del rastro durante dos meses, y aseguraron que la intención es perversa.

Cepeda Aguilar dijo: «lo que sabemos es que el lobito y otros personajes se quieren apoderar de las dos hectáreas del terreno, para hacer ahí una plaza comercial, igual al intento que hicieron en el parque Melchor Ocampo», expuso.

Es decir, abundó, que todo le ven signo de pesos; pero no va a ser fácil que se salgan con la suya.

El cierre del rastro «es una acción por demás irresponsable, porque sin la revisión de ley la carne que se comercialice en la zona puede venderse enferma, contaminada, con clembuterol y generar todo tipo de malestares entre los consumidores con la responsabilidad de la autoridad», dijo.

Rafael Cepeda

Recordó que fuera del rastro de la capital de Morelos, la mayoría de los mataderos de la zona conurbada están cerrados. «Además, no hay ningún motivo para tan descabellada acción, y si la cumplen el martes vendremos a sacrificar a los animales aquí en el Ayuntamiento», advirtió.

Cabe mencionar que también en el momento del bloqueo del Ayuntamiento de Cuernavaca comerciantes desalojados de la vía pública en diciembre, mantenían cerrada la puerta de acceso principal a la presidencia. Juan Juárez Rivas, asesor de los vendedores dijo «este marrullero alcalde de todo hace negocio, con palo y garrote desalojó a unos pero a sus amigos o cómplices ni los tocó, es un vividor».

Incluso se quejó de que «estábamos en la entrada de las instalaciones del municipio cuando el señor llegó, y prácticamente me aventó su camioneta encima, estuvo a centímetros de golpearme con ella», narró el abogado.

¿Y A CUERNAVACA QUIÉN LOGRARÁ SALVARLA?

*El edil, hombre de baja estatura

El primer año de administración del Ayuntamiento de Cuernavaca está expirando y el desempeño del presidente municipal, Antonio Villalobos Adán, es mucho más que mediocre; dada su ínfima estatura política y de compromiso con la ciudad difícilmente podrá ofrecer algo interesante en lo que resta de su periodo.

Ante el abandono en el que tiene a la capital morelense el gobierno estatal ha tenido que salir al quite y desarrollar algunas tareas de recuperación de calles con pavimentaciones, alumbrado público y otras mejoras; a través de la Secretaría de Obras Públicas.

Y pues resulta que en lugar de agradecer el apoyo, el bajo edil ha respondido con “campañas negras” en contra del titular de esta dependencia, Fidel Giménez Valdez, y éste último respondió a través de su cuenta de Twitter.

El secretario le envió algunos mensajes precisamente reclamándole la omisión que en particular se deja ver en reclamos por falta de alumbrado público y otros servicios en torno al parque Melchor Ocampo; que el “lobito” como se hace llamar, donde pretendía presentar un proyecto para convertir el parque en negocio de familia con la instalación de restaurantes privados y múltiples espacios para venta.

Giménez Valdez anunció que mejorará la red de alumbrado público precisamente en calles cercanas al parque, como son la avenida Leandro Valle, zona anteriormente concurrida y peatonal que últimamente se ve desolada.

El funcionario se quejó de que también se ha proyectado remozar calles del primer cuadro de la ciudad, pero el alcalde no lo ha permitido, hasta ahora.

Entre ambos se traen ganas, eso se nota, porque en su oportunidad Villalobos, con información falsa declaró cosas poco correctas contra el funcionario de gobierno estatal y éste inició una denuncia por difamación.

Ahora, le exige al alcalde ponerse a trabajar y dejar de andar “sacándose fotos barriendo calles”, que para eso hay un área específica con su personal; y en lugar entregar resultados haciendo declaraciones alegres como la de instalar parquímetros, cuando precisamente se retiraron por tanta irregularidad y corrupción que generaban.

En fin, aquí siempre dijimos que el personaje en cuestión no tenía la formación política, ni carácter y menos honestidad para gobernar una metrópoli como Cuernavaca, que requiere de mentes brillantes y comprometidas, no de advenedizos individuos y caza fortunas.

Y como dice aquel viejo dicho: «no es lo mismo ser borracho que cantinero», porque cuando en la época del ex edil, Jorge Morales Barud se le dio el cargo de jefe de inspectores de la comuna, se la pasaba efectivamente borracho y extorsionando a los cantineros; pero cuando eso se supo lo despidieron por las quejas de los empresarios del ramo.

Y, aunque usted no lo crea, piensa en la reelección u otro cargo; esperando que su «madrina» política la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevsnky, otra vividora de Morena lo tome en cuenta.