¿Primera sacudida en Palacio?

A casi cuatro meses de haber iniciado la actual administración; son diversas las observaciones que se pueden hacer al Gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Se ha hecho evidente la presencia de dos o tres grupos antagónicos al interior del gabinete, con sobrado margen en la toma de decisiones. Aparecen quienes han estado cerca de Blanco desde hace tiempo; es decir, el jefe de la oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz Rivera; la secretaria de Administración, Mirna Zavala; el secretario de Hacienda, Alejandro Villarreal y el de Movilidad y Transporte, Víctor Mercado.

En un segundo plano están aquellos que todo indica fueron aceptados producto de negociaciones con el Gobierno Federal, y nos referimos al secretario de Seguridad, José Antonio Ortiz Guarneros; al secretario de Gobierno, Pablo Ojeda o al súper Coordinador de Delegaciones Federales, Hugo Erick Flores.

Pero hay otros funcionarios que no forman parte de ninguno de esos grupos.

Total, esas diferencias parece que se han profundizado y se habla ya de sustituciones. La primera sería la de Pablo Ojeda, quien estaría casi con un pie fuera.

Es el operador de la política interna en el Gobierno, y ya se han presentado muchos inconvenientes que dan fe de un deficiente trabajo en ese sentido. Bueno, la semana anterior vecinos de Amilcingo cerraron Palacio de Gobierno por más de tres horas, y nadie parecía capaz de resolver el conflicto.

¿Qué decir de todo este debate entre los poderes Ejecutivo y Legislativo que tiene sin Presupuesto 2019 a la administración de Morelos? como quiera que sea, es asunto de competencia de Pablo Ojeda.

Y no es que sea un mal elemento, simplemente no tiene los espacios y la confianza superior para trabajar a plenitud y entonces, estaría siendo relevado.

¿Pero, quién podría hacer un mejor papel? primero, alguien a quien el gobernador sí le dé todo el apoyo, y luego que sea un abogado con capacidad, voluntad y sobre todo, con plena identidad local; porque quienes vienen de fuera dan palos de ciego.

Se menciona a Cipriano Sotelo Salgado. No estaría nada mal, y más bien habría que ver si a él le interesa, porque a gran parte del equipo lo desplazaron. Alguien señaló a Mirna Zavala, pero francamente nos parece que no tendría nada que hacer ahí.

Si es real que vienen cambios; son necesarios y si no, pues ya se están tardando, porque se aprecia que muchas piezas del engranaje no están funcionando.

Movilidad y Transporte, Obras Públicas, con Fidel Giménez, Hacienda e incluso el DIF con la esposa del gobernador, traen un buen desempeño, el resto anda abajo de la media tabla. En conclusión, Blanco Bravo necesita un gabinete suyo; colaboradores en los que confíe ciegamente, pero capaces y comprometidos con el pueblo y el trabajo honesto, o las cosas no mejorarán.

Sí hay interesados en desestabilizar

El nivel de delincuencia de alto impacto que enfrenta Morelos es motivo de reclamos, presiones y exigencias desde todos los ámbitos. El gobierno del estado viene siendo objeto de todo tipo de críticas, y busca afanosamente una salida.

Es cierto que la transición de poderes genera vacíos de control que son aprovechados por los delincuentes y, en parte a eso, obedece este desafortunado escenario de los últimos días; no obstante, nosotros sí consideramos que aún hay manos perversas del pasado, que van abonando en contra de la paz.

Desde luego que el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo es hoy el responsable de dar seguridad a los morelenses y sin excusas, pero ciertamente enfrenta una serie de obstáculos que para nada son fáciles de resolver.

Ha intentado por diversas vías atacar a los malos, pero estos parecieran multiplicarse en lugar de disminuir.

Uno de estos intentos es la convocatoria a la pacificación de Morelos, a la que concurrieron muchos personajes que pueden apoyar, pero se requiere mucho más que eso.

Como decimos, y no pensamos equivocarnos, al decir que el ex jefe policiaco Jesús Alberto Capella, desde Cancún, mueve algunos hilos perversos vía el cartel de Los Rojos, y Graco igual, agazapado, como el mañoso que siempre ha sido también.

Pero así es este oficio, Blanco está al frente de las instituciones y está obligado a responder cuando antes.

Para colmo el Congreso sigue sin aprobar el Presupuesto, al interior de su equipo de trabajo se advierte de algunos desajustes y hasta enemistades entre miembros del gabinete y bueno; diferencias políticas profundas con el alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, que a pesar de que lo disimula, es una de las piezas que siguen obedeciendo al ex gobernador Graco Ramírez y a todos aquellos que se enriquecieron en complicidad con él.

Quisiéramos de corazón que la situación cambiara, pero todo nos lleva a pensar que la delincuencia organizada en verdad los «Rojos» del «carrete» y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), cobrarán muchas vidas más.

Necesidades sociales. En el pedir está el dar.

Sin lugar a duda hay millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza extrema y que su marginación no obedece a su falta de esfuerzo en el trabajo. Conocemos obreros y campesinos que laboran 10 o 12 horas al día y que no logran ganar más que para comprar un kilo de tortillas, uno de frijoles, y medio matar el hambre al interior de la familia.

Desde luego que todos ellos tienen razón cuando exigen de sus autoridades algún apoyo para sobre ponerse de sus angustias, y se tiene que pensar en cómo hacerles la vida menos pesada. Pero también hay grupos y organizaciones que, mediante un discurso de lamentaciones, han podido medrar a costa de los demás, sin que muestren algún esfuerzo propio por evolucionar económicamente.

Un ejemplo claro es el Movimiento Antorchista, cuyo surgimiento -realidad o mentira- se atribuye a Carlos Salinas de Gortari; cuando gobernó el país. Los testimonios al respecto indican que vía su hermano Raúl, los financió para usarlos con tintes electorales y, desde luego, para lavar dinero.

Pero ahí los dejó como una mala plaga, y siguen exigiendo toda clase de prebendas y otras cosas. Por cierto, hoy fuimos víctimas al igual que muchos ciudadanos y burócratas, además de algunos funcionarios de una de sus características acciones para chantajear a la autoridad.

Nos tocó igual que a decenas de compañeros de los medios informativos, sufrir la encerrona en el interior de Palacio de Gobierno. Los inconformes, procedentes de la comunidad de Amilcingo, del municipio de Temoac al oriente de Morelos, llegaron a Plaza de Armas cerca ‪de las once de la mañana‬.

Reclamaron la asignación de maestros para la escuela Emiliano Zapata, una institución irregular, porque se edificó en un terreno en conflicto y que, además, está dañada por el sismo del 2017. El caso es que bloquearon los dos accesos de salida del inmueble, hasta que les dieran respuesta positiva a sus peticiones.

El colmo es que ni entre ellos se ponen de acuerdo. A pesar de que se firmó una minuta en respuesta, los que aguardaban fuera se negaban a dejar salir a sus propios compañeros que formaban la comisión negociadora.

Tuvieron que darse un agarrón y luego de unos 20 minutos de dimes y diretes, decidieron dejar salir solo a sus compañeros. Insistimos, no obstante que ya se habían firmado acuerdos. Los manifestantes eran antorchistas.

Los conocemos muy bien; sus letanías no dan margen a error, son las mismas consignas y la postura negligente y beligerante igual. A las autoridades, comenzando por la federación, deben mandarlos por donde vinieron. Todos debemos hacer un esfuerzo para lograr satisfactores en la vida; basta de vividores, este estado y esta nación que requiere de ciudadanos honestos, trabajadores y comprometidos, el presidente Andrés Manuel López Obrador no puede continuar tolerándolos, son un mal ejemplo que seguir.

Ante la confrontación de Poderes, los beneficiados: Graco y su banda.

La ausencia de diálogo y entendimiento entre actores políticos y de gobierno mantienen en indefinición  decisiones fundamentales, para que los morelenses tengan una idea clara de hacia dónde nos encaminamos en este naciente gobierno.

Los poderes Ejecutivo y Legislativo continúan estirando la liga, con amenazas mutuas y acusándose de acciones poco honorables, lo que por ahora mantiene sin Ley de Ingresos y Egresos al Poder Ejecutivo.

En alguna de las partes deberá imponerse la prudencia, y comenzar a hacer política; pero aquélla que basa su existencia en generar condiciones favorables para el bien común.

Incapaces de dar un paso atrás, tanto Legislativo como Ejecutivo, han dado pie a toda clase de malestar ciudadano, porque mientras ellos abonan en discordias y agresiones entre sí, quienes se burlaron de los morelenses robándonos hasta la camisa -léase Graco Ramírez y sus secuaces- están con toda seguridad muertos de la risa.

El compromiso era meter a la cárcel al tabasqueño, llamar a cuentas a los ex legisladores que fueron sus cómplices y restaurar el Estado de derecho, pero se viene mostrando nula voluntad para hacer justicia, y ya más bien enfrentan una dura crítica y condena pública por sus errores, intereses e incapacidades.

Morelos no merece seguir siendo víctima de pandillas de aventureros que no llegan a políticos, porque quien se precie de serio, sabría que es a partir de razonamientos entre las partes como se llega a coincidencia y aquí únicamente seguimos viendo golpes, patadas y zancadillas contra los adversarios.

Continuamos padeciendo un retraso desde aquel frustrado sexenio de Jorge Carrillo Olea; no vamos a recuperarnos con facilidad de la enorme rapiña que fuimos objeto por parte de Graco y la bola de ladrones que conformaron su gabinete o bien de sus proveedores.

Ahora, el enfrentamiento entre poderes amenaza con prolongar la parálisis del gobierno estatal.

Señores, ya es tiempo de que volteen a ver al pueblo, sumido en el abandono, la miseria y la delincuencia; debe imponerse la cordura o muy pronto entrarán en una etapa crítica y de repudio del respetable, cosa que a nadie conviene, incluyéndolos a ustedes, a menos que ya no tengan aspiraciones políticas hacia adelante.

Se acaba la pesadilla en Jiutepec, Agüero un cínico ladrón

Este 31 de diciembre concluye un trienio más en los ayuntamientos de Morelos, el primero de enero del 2019 tomarán protesta los que fueron electos el primero de julio pasado, con excepción de unos cuatro o cinco que lograron la reelección por primera ocasión, entre ellos los ediles de Emiliano Zapata, Fernando Aguilar Palma o el de Yecapixtla, Francisco Sánchez Zavala.

Muy pocos hicieron buen papel, quizás entre esos los que repiten, pero lo que sí queda claro es quienes fueron los peores, que se dedicaron a robar a manos llenas, reproduciendo puntualmente la enseñanza de su maestro, el ladrón más grande que haya tenido Morelos en su historia, el ex gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, descendiente de una estirpe de sátrapas y mercenarios políticos.

Nos referimos a alcaldes como Raúl Tadeo Nava de Cuautla, pero fundamentalmente a Manuel Agüero Tovar, personaje impuesto en esa comuna de Jiutepec en la elección del 2015, vía un fraude electoral perpetrado desde Palacio de Gobierno estatal.

Es un hecho que para los habitantes de ese sufrido municipio, la pesadilla que vivieron bajo el mando de tan descarado ladrón está por concluir; sin embargo, si sería de justicia que su sucesor, Rafael Reyes Reyes, lo investigara y le ajusta cuentas, porque elementos de responsabilidad por acciones deshonestas sobran por todos lados.

Lo dijimos en su oportunidad, la decisión de imponer a Agüero no fue otra, sino tener un absoluto control del negocio que ese municipio representa en materia de tráfico de drogas, el resto de los negocios que se hicieron al amparo del presupuesto público ya fueron ganancias adicionales.

Con el descaro y cinismo que caracteriza a esos mal llamados políticos sin moral, como Graco, el dichoso Manolo convirtió los asuntos de la comuna en negocios para la familia; la suya directa, desde sus padres, parientes y amigos.

La mayoría de las rentas que de pagaban por oficinas diversas del Ayuntamiento eran a sí mismos, porque se ubicaban en propiedades del clan Tovar y asociados.

Bueno, hasta el grupo musical que amenizaba eventos públicos era manejado por él; incluyendo el comedor para empleados y el tiradero de basura a cielo abierto, claro.

Ha sido pues hasta hoy e igual que el tabasqueño a nivel de la gubernatura, el presidente municipal más corrupto y descarado de que se tenga memoria en ese desafortunado territorio, pero reiteramos, ya tiene los días contados. Ojalá que Rafa Reyes le haga justicia a su pueblo, y en su oportunidad lo ponga tras las rejas.

La sociedad demanda acciones de justicia contra sus verdugos, no es posible aceptar como gobernador a personajes sin escrúpulos ni valores.

Sujetos como Graco y Manuel Agüero deben no sólo devolver los miles de millones de pesos que se robaron de nuestros impuestos, sino ser castigados con cadena perpetua, y eso porque en México no hay pena de muerte.

Graco Ramírez, sexenio de sangre

Una vez terminado el gobierno de Graco Ramírez Garrido en Morelos los agravios, incumplimientos y abusos cometidos a lo largo de ese período comienzan a conocerse con mayor precisión, y a medirse el alcance del daño generado a la entidad casi en todos los órdenes.

Pero un rubro que deja al descubierto la perversidad y nulo compromiso con los morelenses es el referente al trato que se le dió a la delincuencia; sobre todo la denominada de alto impacto. El Centro de Derechos Humanos «Digna Ochoa” así como la Asociación Cívica Gustavo Salgado, ofrecieron datos respecto a las consecuencias derivadas del delito organizado en la entidad y las cifras son escalofriantes.

Tanto Susana Díaz Pineda del Centro de Derechos Humanos como Gabriel Rivas Ríos, documentaron los casos de mil 397 personas desaparecidas en el sexenio, con la advertencia de que podría ser hasta el triple; porque las instancias oficiales tienden a maquillar cifras. Es decir, que el número bien podría situarse en torno ‪a las 10‬ mil víctimas.

De la cifra ofrecida, 604 son varones y 793 mujeres. De ellas hay nueve bebés y 85 menores de entre uno y 12 años. En el caso de los hombres, 17 bebés y 73 menores de entre uno y 12 años. Son pues cifras oficiales que seguramente no reflejan la verdad.

Lo inaceptable fue que no se mostró nunca voluntad para enfrentar el problema, y luego de presiones constantes de familiares de las víctimas y organizaciones defensoras de derechos humanos se logró obligar a la Fiscalía General de Justicia a simular acciones al respecto. Bueno, ni la Alerta de Violencia de Género, ordenada por la Federación al gobierno estatal tras tanto crimen y desapariciones tuvo efectos positivos, el baño de sangre continuaba.

Bueno, ante tanto reclamo y exigencia popular sobre el tema, el entonces Secretario de Gobierno, hoy líder estatal perredista, Matías Quiroz Medina, salió con aquella vulgar e irrespetuosa expresión en el sentido de que las mujeres no estaban desaparecidas, «se van con el novio», imagínese el grado de irresponsabilidad con el que se actuaba.

Y en lo referente a la desaparición de hombres pues simplemente se les relacionaba con la delincuencia organizada y santo remedio, nunca se investigó el delito, como si se tratara de animales o cosas. Por eso aparecieron fosas con cientos de cadáveres enterrados por todas partes, que daban muestra clara de un gobierno persecutor, represivo, criminal y sin ningún compromiso con la sociedad.

Y tanto en las desapariciones de hombres y mujeres los índices mayores se registraron en municipios como Cuernavaca, Cuautla, Xochitepec, Yautepec y Jiutepec. Fue pues un sexenio sangriento, y de absoluta impunidad, que debe ser llamado a cuentas comenzando por las cabezas, Graco Ramírez, Elena Cepeda y Rodrigo Gayosso.

Gasolina, gas, electricidad: Exigen empresarios freno a las alzas

El sector empresarial y de prestación de servicios en Morelos se viene constituyendo en un gran frente para exigir a las instancias competentes poner freno a la alza permanente en los precios del gas, gasolina y la electricidad; que son causas fundamentales de una espiral inflacionaria cotidiana.

Ya como consecuencia de un movimiento nacional de organismos cúpula del sector privado tales como Canacope, Canacintra, Concamin y Concanaco; por citar algunas, se logró que la Comisión Federal de Electricidad se comprometiera a congelar el precio del consumo de luz por lo que resta del año.

A decir de algunos empresarios, como Antonio Sánchez Purón, dirigente de la Cámara de Comercio de Cuernavaca o Jorge Matar Vargas, presidente de la Canacintra Morelos y vice presidente del Consejo Coordinador Empresarial; la facturación de algunas empresas, en lo que a consumo de luz se refiere, llega a representar hasta el 30 por ciento de sus gastos operativos.

Pero lo que sigue causando enojo y dolores de cabeza, es el incontenible encarecimiento del gas doméstico, industrial y de la gasolina. Ángel Adame Jiménez, presidente del CCE, advirtió que si no se deja de incrementar el costo de dichos energéticos, la planta empresarial está en riesgo.

Calculó que durante este sexenio, en la presidencia de Enrique Peña Nieto, la gasolina ha subido más de un 100 por ciento; reduciendo utilidades y amenazando con la quiebra en las finanzas internas del sector. «Cuando las cosas en el país marchaban bien al respecto, se podían tener ganancias hasta del 80 por ciento, cosa que se traducía en empleos, más inversión, circulante en general, pero hoy la situación esta terrible».

Advirtió que si el gobierno no pone remedio al respecto, las consecuencias podrían ser fatales, para la población en general, pues se estaría deteniendo el desarrollo, la infraestructura y los índices de pobreza se elevarán. Sólo hay que agregar que el tanque de gas de 30 kilogramos cuesta ya 600 pesos y habría que imaginar cuántas familias no tienen para adquirirlo, por su situación de vulnerabilidad económica.

AMLO-Cuauhtémoc, ¿ruptura?. En puerta acuerdo con PRD y PSD

La presencia mañana de Andrés Manuel López Obrador en Morelos será determinante para el recién ungido gobernador Cuauhtémoc Blanco para acallar o confirmar la presunta ruptura que se generó entre ambos.

Y es que se tiene la fuerte percepción de que hay un distanciamiento entre ellos y, sobre todo, con la líder nacional de Morena, Yeydckol Polevnsky, que ha metido ya en dificultades a Blanco, porque no ha tenido el número suficiente de votos en el congreso local para lograr modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública a fin de estructurar de manera organizacional su gobierno.

Podríamos decir que ésta es hasta el momento la primera derrota política en su naciente sexenio, por eso le es importante la presencia de AMLO, ya que lo menos que debe estar esperando es que haga un llamado a que alinee a quienes se oponen a aprobarle esa iniciativa y que paradójicamente son de Morena, uno de los partidos que en coalición con el PT y el PES lo llevaron al triunfo.

Esa es la mayor incongruencia, que aquellos que fueron sus aliados sean quienes, desde una bancada ya disminuida casi a la mitad, sumados a los representantes del PRD y PSD, le causen el primer tropiezo.

Habrá que estar muy atentos al mensaje de López Obrador en dos sentidos; primero, para ver si entre ellos dos hay ya distancia, y dos, si llama a los legisladores de su partido a facilitarle las cosas al exfutbolista, o no.

Ahora bien, el respaldo podría ser parcial, si López Obrador solo muestra respaldo al gobernador, pero no llama a los diputados a sumarse en su ayuda política el asunto continuará atorado y entonces el mandatario tendría que buscar el voto que le hace falta con el PRD o el PSD, los acérrimos enemigos políticos suyos y aliados de lo que queda de su antecesor Graco Ramírez Garrido, quien todo indica, ya anda a salto de mata, pero mantiene y sigue financiando campañas negras.

¿Debilidad institucional?

Por encima del descrédito al que llegaron los gobiernos emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), luego de haber gobernado hegemónicamente durante 71 años, no se puede negar que la fortaleza del instituto político fue un factor que ha contribuido para tan larga estadía al frente de las instituciones.

A medida que el tricolor perdió aprecio y cercanía con los ciudadanos, debido al mal desempeño de sus autoridades en los tres niveles de gobierno, se les fueron acotando los triunfos hasta llegar a la debacle del dos mil; cuando debió aceptar la alternancia a manos del Partido Acción Nacional (PAN).

Y claro, regresó en el 2012, sólo para volver a ser derrotado, y esta vez muy penosamente pero, reiteramos, ello porque el PRI cayó a los peores niveles históricos de la base social. Lo que se vivió a nivel nacional se reprodujo puntualmente.

También fueron arrinconados a un nada honroso cuarto lugar; lo preocupante es que una vez alcanzado el objetivo los partidos que, en coalición le dieron la victoria electoral al gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, se comenzaron a dividir y a enfrentar de tal forma, que en este momento ninguno de ellos: PT, PES o Morena, tiene la estructura, fuerza o voluntad de salir en defensa del nuevo mandatario en situaciones críticas.

Los partidos son una especie de colchones que amortiguan los embates de los adversario políticos de la administración en turno, y cuando no cuentan con estructura y soporte popular, permiten que cada golpe haga el mayor daño posible.

Blanco Bravo tomó distancia de Morena, se quedó con el PES y el PT de su lado, pero entre ambos no alcanzan ni el 15 por ciento del electorado que lo hizo ganar, necesita urgentemente fortalecerlos para que ofrezcan mayor rentabilidad, de otra manera estará muy expuesto al daño que ya comienzan a generarle los contrarios.

Claro, la única ventaja es que el resto de esas instituciones, sea PRI, PAN, PRD o Movimiento Ciudadano, andan en las mismas condiciones y sin poder, pero ejercer el poder público desgasta y van a comenzar a tener una significativa recuperación hacia la elección intermedia del 2021.

Inundaciones y caídas de árboles por tromba en Cuernavaca

Luego de la tormenta que se registró ayer por la noche en Cuernavaca y los municipios de la zona conurbada, comerciantes y vecinos de algunas zonas continúan desalojando agua por las inundaciones o limpiando áreas afectadas, por la negligencia e incapacidad de autoridades estatales y municipales para prevenir afectaciones por estos fenómenos.

La plaza comercial ubicada en la zona conocida como La Selva fue una de las más afectadas por inundaciones, así como el estacionamiento y albergue del DIF que se encuentran en el área.

De acuerdo a reportes preliminares de las autoridades de Protección Civil sólo se registró la caída de algunos árboles que afectaron vehículos, una unidad arrastrada por la corriente en la calle Apolo XI, pero sin víctimas que lamentar.

En la zona sur de Morelos, se reportó el aumento del nivel del río Apatlaco, cerca del municipio de Jojutla.