Diputados cómplices de Graco, nombrarán Magistrados y Fiscal Anticorrupción

Diputados cómplices de Graco, nombrarán Magistrados y Fiscal Anticorrupción

En una acción más de traición al pueblo de Morelos y por instrucción del gobernador Graco Ramírez, la Legislatura local convocó a una sesión el lunes por la mañana, con la finalidad de nombrar a dos magistrados del Tribunal Superior de Justicia y ratificar o nombrar a un nuevo Fiscal Anticorrupción, así como conceder autonomía financiera al mismo Poder Judicial.

No obstante, de acuerdo con datos proporcionados por el legislador electo, José Casas González, «un funcionario del Congreso local confió que la idea es dar madruguete y que posiblemente sea el domingo cuando en una sesión casi confidencial en la sede de Cataluña, estarían planeando concretar el albazo».

Uno de los nuevos magistrados sería el esposo de la actual diputada local perredista, Hortensia Figueroa Peralta, Roberto Soto Castor.

Lo anterior, es una clara muestra de que Ramírez Garrido está muy nervioso ante la posibilidad real de ser llevado ante los tribunales correspondientes, para ser juzgado por sus actos de corrupción, sabedor de que las auditorías que se le practiquen reflejarán fraudes, robos y desvíos de miles de millones de pesos.

Su proceder y, en medio de esa desesperación, viene dando los mismos pasos que diera el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien ya está privado de la libertad, por delitos similares a los de Graco Ramírez.

Con un fiscal a modo, pretende que le cuiden las espaldas, una vez que comiencen a escalar las denuncias. Por cuanto hace al tema de la autonomía financiera del TSJ, la intención es congraciarse con ese poder para evitar que prospere algún tipo de denuncias o demandas de juicio político.

Si lo anterior tiene algo de verdad y todo indica que así es, seguimos observando a una saliente Legislatura que está de rodillas ante el tabasqueño, y seguro serían, por enésima vez, recompensados los diputados por sus inmorales acciones.

¿Es posible que a casi mes y medio de dejar esa representación sigan pisoteando los intereses de los morelenses? Eso da fe de su nulo pudor y de la enorme postura rapaz de los diputados locales, que seguro buscan cualquier tipo de dinero mal habido, sabedores que ya no habrá otra oportunidad para ellos en la política de Morelos.

No obstante que el mensaje del electorado del pasado primero de julio fue de repudio a todas esas componendas y complicidades, con un gobernador que no tiene límite en sus ambiciones.

Con todo lo anterior, igualmente deberán tomarse acciones contra esos falsos representantes populares, a fin de que paguen sus excesos y pillerías. No puede haber tanta desvergüenza.

Va Auditoría Superior contra exrector de la UAEM y funcionario cercano a Graco.

Va Auditoría Superior contra exrector de la UAEM y funcionario cercano a Graco.

La Auditoria Superior de la Federación (ASF) inició ayer 11 procesos resarcitorios de la Cuenta Pública 2013 del gobierno federal. Son contrataciones de la Sedesol a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y la Universidad Autónoma del Estado de México, lo que involucra a 72 presuntos responsables, tanto personas físicas como morales, entre los que destacan el exrector Jesús Alejandro Vera Jiménez y el actual subsecretario de Educación del gobierno de Graco Ramírez, Wistano Luis Orozco García.

Los implicados deben regresar al erario un monto que 1,088 millones de pesos, acorde al daño patrimonial causado por los servicios que no realizaron las universidades que firmaron los convenios en el año 2013, mismos que fueron completamente irregulares, bajo el esquema denominado ‘La Estafa Maestra».

Ayer, en conferencia de prensa, el director jurídico de la ASF, Víctor Andrade, explicó que las personas implicadas en los procedimientos de sanción no pudieron, en definitiva, solventar las observaciones que en el momento legal oportuno hizo la auditoría.

Los presuntos responsables, precisó Andrade, tienen derecho a presentarse en audiencia para tratar de desvirtuar el pago que deben realizar, pero si no lo hacen el mismo quedará firme. Y si no pagan se daría vista al SAT para que proceda con las medidas que considere convenientes para el cobro, entre ellas, el embargo de bienes.

Recordemos que el Subsecretario de Educación del gobierno de estado, Winstano Luis Orozco García, ex dirigente del Partido Nueva Alianza en la CDMX, fungió como Director General de Administración de la UAEM; desde donde otorgó contratos por 396 millones de pesos a empresas fantasmas de un ex directivo del Banco de México, sentenciado por haber sido operador financiero de la organización de los Carrillo Fuentes.

Dichos contratos, fueron supuestamente para atender requerimientos de la Cruzada contra el Hambre. Los pagos se hicieron a empresas fantasmas y por servicios jamás realizados durante varios años de la administración del entonces rector Alejandro Vera Jiménez.

Orozco García, entregó del presupuesto de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos recursos por más de 396 millones de pesos (unos 25 millones de dólares, al tipo de cambio de 2013) a empresas inexistentes; por servicios que nunca se realizaron.

Para ello, el ahora colaborador de Graco Ramírez, echó mano de Rodolfo David Dávila Córdova, alias El Cónsul, quien se incorporó como contratista de la UAEM para proporcionar supuestos servicios al programa federal Cruzada Contra el Hambre.

Los ocho años en los que estuvo encarcelado Dávila Cordova, acusado de ser el intermediario financiero de cárteles de la droga de México y Colombia, no fueron impedimento para que el entonces director general de administración de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Wistano Orozco García , validara y aceptara su participación en la “operación”.

Diputados, gabinete y familia, preparan la huida

Diputados, gabinete y familia, preparan la huida

*Saquearon sin límites, recursos públicos.

Una vez que aquellos diputados locales que intentaron refrendar la confianza ciudadana fracasaron, han regresado al recinto legislativo pero no para desahogar temas pendientes, sino para desaparecer evidencias de presuntos actos de corrupción; sabedores de que seguramente serán llamados a cuentas.

Finalmente, prácticamente todos los que acompañaron al gobernador Graco Ramírez en su atraco y saqueo de las arcas públicas, fueron reprobados por los electores, y sólo habrán de dar conclusión a una desafortunada legislatura que ha sido la vergüenza y el escándalo histórico; al parejo que el tabasqueño.

Pero ¿quiénes son esos que deberán ser atraídos por las instancias competentes, a fin de que den cuenta de sus atrocidades?

Un Julio Espín Navarrete, frustrado aspirante a la diputación federal por el IV Distrito; Hortensia Figueroa Peralta, quien perdió como candidata al Senado de la República; así como Julio Yáñez Moreno, perdedor por la alcaldía de Cuernavaca.

Y aunque no pudo siquiera conseguir una candidatura por el PRI, otro cómplice de Graco es sin duda Francisco Moreno Merino.

Esos cuatro, cargan con la mayor responsabilidad en lo que se refiere al robo presupuestal más escandaloso de que se tenga memoria, en la historia de las administraciones gubernamentales de Morelos.

Denuncian empleados del Poder Legislativo, y muestran que esos sujetos están limpiando cualquier evidencia que los pueda comprometer en los hechos de corrupción en que incurrieron; se saben responsables y sobre todo, tienen miedo, porque en unos meses más se quedarán sin fuero y ya se les acabaron los padrinos políticos, por lo que bien podrían acabar tras las rejas.

Algo similar ocurre en el Poder Ejecutivo, en donde junto con Graco Ramírez y Rodrigo Gayosso, deberán ser juzgados con lupa todos sus cómplices y secuaces, tales como Jesús Alberto Capella, Sergio Beltrán Toto, Juan Carlos Salgado, Ángel Colín, Andrick Ruiz de Chávez, Sergio Soto, Juan Carlos Peniche, Jorge Messeguer Guillén, Matías Quiroz, Armando Sanders, Sergio Perea, Mónica Reyes y muchos más, que se prestaron a la estrategia de robo y saqueo de miles de millones de pesos, recursos públicos del pueblo de Morelos.

Ya trabajamos en DAD para integrar la información del modus operandi, números de contratos, montos, nombres y domicilios de empresas fantasmas, licitaciones a modo y destino en cuentas bancarias del extranjero.

El tema de los familiares de Graco Ramírez y Elena Cepeda que se dedicaron a lavar recursos públicos, como son los consuegros, nueras y yernos, se cuece aparte. Da para un amplio festín.

Como en los mejores momentos del PRI, Morena con carro completo

Como en los mejores momentos del PRI, Morena con carro completo

*Hartazgo e irritación, la causa

Si bien es cierto que las encuestas serias daban por hecho una victoria electoral de la coalición «Juntos Haremos Historia», tanto en el ámbito estatal como federal, para el caso de Morelos se llegó a pensar que el partido en el poder, así como las otras fuerzas políticas ofrecerían mayor resistencia y darían algo de pelea; sin embargo, esto fue una masacre.

Desde luego que, para el caso del PRD en Morelos, el repudio popular contra la pareja formada por Graco Ramírez y Elena Cepeda fue una pesada loza que no pudo arrastrar el hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda.

Pero, otra ofensa que los electores no perdonaron fue el escandaloso gasto que hizo éste para intentar «convencer» a los electores de las bondades de votar por él.

El caso es que la reacción social fue tal, que el perredismo de Graco fue vapuleado y remitido al tercer lugar de la contienda, en franco desprecio a su mangante gestión.

Por ello, y como en los mejores momentos del PRI, los de Morena se llevaron casi carro completo. Por lo menos con los datos que hasta el momento se tienen, las huestes del ya presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador, ganaron casi todo.

Se llevaron las 12 diputaciones locales de mayoría, las cinco diputaciones federales; la fórmula al Senado con Lucy Meza y Radamés Salazar

Hasta este momento, y a reserva de que pudieran ser más, 16 ayuntamientos y desde luego, la gubernatura con Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Habrá que esperar a ver cómo avanza el conteo, pero no se descarta que algunos partidos de papel, como el Social Demócrata PSD, pierdan el registro, porque aliados con el PRD, postularon a cómplices de Graco y Gayosso, en el saqueo histórico de las instituciones del estado, como en el caso de Julio Yáñez, quien aspiró cínicamente a la alcaldía capitalina.

Así pues, a reserva de que todavía le toque algún diputado plurinominal, la coalición ya aseguró mayoría relativa en la cámara local, en donde 12 de las 20 curules son suyas, además de 2 más que corresponderán al PES, lo cual es un golpe mortal a los planes y estrategias que traía el tabasqueño para buscar protección más allá de su sexenio.

Más que el triunfo del hijastro o de ganar alcaldías, trató de comprar voluntades y hasta partidos políticos, en un intento desesperado de ganar el mayor número posible de diputados, que le aprobaran sus cuentas públicas, ahora que finalmente se vaya.

No se pudo, y por eso el tabasqueño está verdaderamente agobiado y de rodillas suplicando perdón, mismo que no se le debe otorgar. Tiene que ir a los tribunales para ser enjuiciado y procesado como el vulgar ladrón que es.

Y por cuando hace al nuevo gobierno que encabezará Blanco Bravo, pues tendrá todas las condiciones y respaldo tanto social como político para que emprenda una administración de resultados, pues pretextos ya no habrá.

Histórica pérdida electoral del PRD

Histórica pérdida electoral del PRD

*Ausencia de honorabilidad y liderazgo de cuadros, la causa

Por la complicidad de las instituciones electorales, de algunos partidos políticos e incluso de candidatos opositores, difícilmente se podrá conocer con precisión el monto de la fortuna que destinó el Partido de la Revolución Democrática en su intentona por alcanzar cargos de elección popular en el proceso que concluyó este domingo.

Independientemente de la larga precampaña, que de forma por demás arbitraria desarrolló el hijastro del gobernador, Rodrigo Gayosso Cepeda, desde que se dispuso que sería el candidato, los cálculos más conservadores indican que una vez que arrancó la campaña y durante esos tres meses, hasta llegar al 27 de junio cuando comenzó la veda electoral, el hijo de Elena Cepeda se gastó unos 300 millones de pesos, cuando el tope fijado por la ley en la materia era de 30 millones.

Pero esas eran minucias, porque con mucha anticipación a partir de diversos filtros poco discretos, se presumía como para advertir que el triunfo de Gayosso  estaba asegurado, que el señor tenía una gorda bolsa de billetes para la operación final de la compra de votos; algo así como otros 200 millones de pesos más, que se comenzaron a distribuir vía operadores y estructuras de partido en todo el estado, entre el viernes 29 de junio y el domingo primero de julio.

O sea que sumadas ambas cantidades estamos hablando de unos 500 millones, lo cual es muchísimo dinero para un proyecto electoral fallido, como el gobierno del padrastro.

¿Y sabe usted cuál fue el resultado de tan ofensiva cantidad? Cuatro presidencias municipales, porque fuera de eso en las urnas no ganó ni una sola diputación local, tampoco federal, menos una senaduria y desde luego la gubernatura.

Lo anterior es una bofetada a los morelenses, porque es dinero robado del erario pero, sobre todo, porque miles de familias morelenses viven en pobreza y marginación mientras que la familia real derrochó lo que no era suyo. Por eso, la sola derrota no sería suficiente, las instituciones electorales tendrían que llamar a cuentas al hijastro, porque cometió graves delitos en esa materia; es decir, que igual tendría que devolver lo hurtado o ir a la cárcel.

¿Sucederá eso? Yo creo que no y ahí se ven las claras complicidades institucionales.

Uso y abuso de los recursos de los trabajadores

Uso y abuso de los recursos de los trabajadores

Al menos 12 funcionarios y funcionarias del Instituto de Crédito para los Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado están “comisionados” desde hace tres meses a la campaña del candidato a gobernador por el partido en el gobierno, el PRD; Rodrigo Gayosso hijastro del gobernador, denunciaron de manera anónima colaboradores de la dependencia cansados del abuso.

En una lista que dieron a conocer con nombres y cargos, casi todos mandos medios y puestos de confianza, señalaron que aunque se dijo que habían sido dados de baja o que solicitaron permiso para separarse del cargo; la verdad es que siguen cobrando en la nómina del organismo paraestatal, e incluso están utilizando los vehículos oficiales para las campañas.

Entre los funcionarios que están en esta situación se encuentran Patricia Figueroa, Rodrigo Betancourt, José Ayala, Martín Gómez, Lourdes Cepeda (sobrina de la Presidenta del DIF y quien tiene una Subdirección en este organismo financiero cuando es chef), entre otros, refiere el documento, que los acusa de la desviación de recursos tanto económicos como materiales y humanos hacia las campañas partidistas, en este caso a la del partido en el gobierno y sus aliados.

Incluso el Subdirector Jurídico de la paraestatal, Artemio Aguilar y su esposa Gloria Padilla, que también labora en la Subdirección Jurídica por honorarios; están incorporados a campañas, pero en ese caso por el Partido Movimiento Ciudadano.

Gloria es candidata a la Presidencia Municipal de Jiutepec por MC, que es uno de los partidos satélite del PRD desde hace dos sexenios, pero que ahora hizo alianza con el PAN, seguramente para tratar de pulverizar el voto y darle ventaja al perredista que no tiene consigo las de ganar en esta elección.

Como ya lo mencionamos, también en una entrega previa, esto se suma al abuso que ha hecho el gobernador Graco Ramírez de los fondos del Instituto de Crédito, ya que hace unos tres años pidió un préstamo por 200 mil pesos que nunca se supo si pagó.

Adicionalmente promovió la autorización de financiamientos de autos de lujo a funcionarios de primer y segundo nivel con fondos de la institución, sin ni siquiera cumplir con el reglamento que les exigía una cierta antigüedad, más recientemente, hace unos días, solicitó 60 millones ante el apremio y advertencia que le hiciera la segunda instancia de la autoridad jurisdiccional electoral, por no entregar la ampliación presupuestal autorizada por el Congreso al órgano electoral local.

Como decimos, se trata de un abuso total, avalado por los integrantes del Consejo de Administración de la institución, a quienes como en otras ocasiones se autorizan también jugosos préstamos a cambio de sus “favores”, con el dinero de los ahorros de los trabajadores del estado y municipios.

 

 

Enriquecimiento del segundo hombre de la campaña de Víctor Caballero

Enriquecimiento del segundo hombre de la campaña de Víctor Caballero

Una nueva residencia valuada en 10 millones de pesos fue adquirida por Jaime Alvarez Cisneros, coordinador general de campaña del candidato a gobernador del PAN, Víctor Caballero, con lo cual se acredita el enriquecimiento inexplicable del dirigente del Partido Movimiento Ciudadano en Morelos.

La propiedad se encuentra en el número 205 de la calle Gama del fraccionamiento Rinconada San Jerónimo, de la colonia Tlaltenango, en el municipio de Cuernavaca. Dicha casa perteneció a Guillermo Salgado Castañeda, hermano del notario público número 2 de la capital del estado.

Este inmueble se suma a la larga lista de propiedades de las que ahora engrosan el patrimonio del diputado local, Alvarez Cisneros, quien hasta hace apenas 10 años vivía modestamente, cuando era llamado por sus conocidos como “el tomate”.

El hombre fuerte del candidato panista Víctor Caballero, adquirió la residencia sólo con fines de inversión, pues aunque realizó una suntuosa remodelación de la misma, Jaime Alvarez continúa viviendo en su mansión de Vista Hermosa que se ubica casi enfrente de la casa de campaña del aspirante panista a gobernador.

El dirigente del Partido Movimiento Ciudadano es dueño también de un inmueble ubicado en la avenida Adolfo Ruiz Cortínez, de la colonia Acapantzingo, también en Cuernavaca, de más de mil metros cuadrados y en donde según testimonio de quienes han estado ahí en la ostentosa construcción se exhiben obras de arte de gran valor, que en su conjunto suman alrededor de 40 millones de pesos, además del importe de la edificación.

Los datos continúan fluyendo describiendo otras propiedades del “legislador” quien parece ser que posee inversiones inmobiliarias en varios municipios del estado, así como en otros estados del país.

Es así como los diputados locales pertenecientes a la legislatura que se extingue, entre ellos el propio candidato panista Caballero Solano, lograron acumular una cuantiosa fortuna, derivada de los acuerdos con Graco Ramírez y Rodrigo Gayosso, todos en detrimento del pueblo de Morelos.

 

 

En juego la libertad de quienes colaboran con Graco y Gayosso

En juego la libertad de quienes colaboran con Graco y Gayosso

El terrible desempeño de funcionarios públicos del Ejecutivo y de diputados locales de la actual Legislatura, hace ver que en los resultados de la elección del primero de julio se juegan no sólo su carrera política sino su libertad. Muchos de ellos si pierden no tendrán otra oportunidad, e incluso difícilmente podrán evitar la cárcel porque traicionaron la confianza ciudadana.

El tamaño del perjuicio que causaron al estado la mayoría de esos «representantes populares» y “servidores públicos”, en complicidad con el gobernador Graco Ramírez, es motivo suficiente para que comiencen a ser enjuiciados por la historia y por la autoridad de fiscalización y la judicial. Reiteramos, el desvío de recursos públicos en este sexenio debe andar por el orden de los 30 mil millones de pesos.

Proporcionalmente, de acuerdo al tamaño de nuestra entidad, es mucho más grande el robo en Morelos, que el atribuido al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien ha sido llevado ante los tribunales. Acá tendría que hacerse lo propio y todo depende de lo que pase el día de la justa electoral.

Nunca, ningún mandatario actúo con tanta perversidad como Graco. Mire que incrementar la deuda pública en más de mil por ciento al llevarla por encima de los 16 mil millones de pesos, cuando la recibió con mil 400 millones, y todavía quiere conseguir otros 500 millones; eso es no tener vergüenza ni saciedad.

Pero, para alcanzar toda esa podredumbre y descomposición, necesitó de cómplices y «trabajó» insistentemente hasta que los consiguió, doblando a billetazos a la mayoría de diputados locales, algunos de los cuales opusieron cierta resistencia en un principio, pero finalmente se dejaron querer.

Sin embargo, también en eso se dieron niveles, porque hubo quienes se atascaron y se prestaron para hacerle el trabajo de cabildeo y «convencimiento» al “virrey» y como quiera que sea, sus culpas son mayores y aquí enlistamos a un Francisco Moreno Merino, Julio Yáñez Moreno, Julio Espín y a Hortensia Figueroa.

Sabiéndose responsables, es que todos a excepción de Moreno Merino que no pudo, buscan con desesperación otro cargo de representación popular para que con ese fuero impidan la aplicación de la ley, pero andan al filo de la navaja.

Del otro lado, es evidente que Graco siente escalofrío, seguramente que si no puede imponer al hijastro Rodrigo Gayosso como su sucesor, lo que sería aberrante, la va a sufrir y quizás deba hasta salir del país para tratar de evitar la cárcel.

Pero a pesar de que la mayoría de sus colaboradores de gabinete no se beneficiaron gran cosa de la rapiña, si se las ve duras, los va a entregar, los traicionará, porque eso lo trae en la sangre y ciertamente que son cómplices porque no fueron capaces de oponerse al atraco, dejando que Gayosso manejara a los titulares de las unidades administrativas en cada secretaria, desde donde aplicaban los moches a contratos de obra, adquisición es y otros conceptos.

No olvidemos a quienes detentaron las titularidades en las secretarías de despacho del Poder Ejecutivo, quienes tendrán trato aparte en este espacio, porque sin ellos y sus firmas no hubiera sido posible tanto saqueo.

Primero de julio, ¿nuevo amanecer?

Primero de julio, ¿nuevo amanecer?

Ha concluido el tiempo que la ley electoral concede a quienes aspiran a un cargo electoral para desarrollar sus campañas proselitistas, entramos ya al pequeño tramo que se les concede a los electores a fin que mediten y reflexionen por cuál opción votarán este primero de julio.

La sociedad tiene cada tres años la oportunidad de elegir a diputados locales, federales y presidentes municipales, y cada seis años para sustituir senadores, gobernador y presidente de la República, que es el caso en esta ocasión.

Hay mucha inquietud y sentimientos encontrados, como ocurre en cada elección de esta naturaleza, porque la política enfrenta ideológicamente hasta a las familias, cada quien toma partido, en más de las veces en función de intereses muy personales en lugar de pensar en el bien superior del estado o la nación.

Las redes muestran con mucha claridad el desborde de pasiones y se observa un constante debate que en buena medida adolece de gran razonamiento y análisis, es la defensa a ultranza de ideas y, como refería, intereses a veces poco entendibles.

La incertidumbre predomina, sobre todo porque hay plena conciencia de que vivimos aún políticamente como en las cavernas, no es la decisión democrática de los votantes lo que definirá el resultado, por el contrario, suelen ser aquellos que traen más dinero, así sea robado del erario, y quienes controlan el poder los que induzcen voluntades, así que podríamos desde ahora advertir quien ganaría en las urnas, pero no quien se quedará con la posición.

No obstante, dependiendo de como se den las cosas, muchos mexicanos y morelenses consideran que luego del primero de julio, podría comenzar un nuevo amanecer; ya sea para bien o para mal, pero sí estamos ante la posibilidad de cambiar un poco o un mucho, el curso de la historia.

La esperanza de una mayoría popular también le apuesta a que esos actores que en lo local vienen ya violentando el proceso y poniendo en riesgo una justa en paz, opten por la prudencia, anteponiendo el bien de un pueblo que se siente ofendido y engañado por tanta corrupción y traiciones de aquellos que hacen de una representación popular un asunto de negocio personal, de familia o de grupo. Ojalá que se imponga la cordura.

Caballero y Meade, costo de la complicidad

Los compromisos que a lo largo de los años recientes adquirieron con el gobernador Graco Ramírez y su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda los candidatos del PRI y el del PAN-MC, Jorge Meade Ocaranza y Víctor Manuel Caballero Solano, respectivamente, han impedido aprovechar el desprestigio de ambos perredistas, para capitalizarlo en sus desangeladas campañas.

La irritación social contra el mal gobierno del tabasqueño era un elemento ideal para atraer la simpatía popular, a partir de las críticas y señalamientos contra tanto acto de corrupción; sin embargo, no pudieron sacar ventajas de ello porque de alguna manera entraron en complicidad con ambos personajes.

Cuando Meade o Caballero intentaron usar esos recursos, la respuesta fue inmediata. En el caso del panista, le exhibieron sendos documentos en los que se le señalaba de haber recibido dinero sin justificación alguna del Congreso, en su calidad de diputado local. La información filtrada fue inobjetable pues consistía en una transferencia bancaria por un millón de pesos a su cuenta bancaria personal con detalles de hora y cobro.

Cuando Graco necesitaba de la aprobación de algo en la actual Legislatura, para satisfacer su insaciable apetito de dinero público, a través de la obtención de préstamos bancarios, pagaba esos favores con fondos del propio préstamo. Sus principales operadores fueron Hortensia Figueroa y Julio Espín, con el visto bueno y hasta operación de Gayosso, por lo cual fueron dejando testimonio documental, previendo que en su oportunidad podría ser útil.

Jorge Meade, también permitió muchos excesos e injerencias en la delegación de Sedesol, sobre todo por parte de Elena Cepeda, presidenta del Sistema DIF estatal y madre del candidato perredista a gobernador, seguramente porque le compartían de los beneficios en el uso tendencioso de los programas y los acuerdos con proveedores de insumos.

Esos arreglos nada transparentes son los que les imposibilitaron a ambos candidatos “opositores” a capitalizar este desafortunado final de sexenio.

Por lo tanto, Meade y Caballero se dejaron seducir por los perversos tentáculos corruptores de Ramírez Garrido, lo mismo que la absoluta mayoría del resto de los diputados de la actual Legislatura local, que ahora que intentaron tomar distancia, los exhibieron.

En términos reales tanto el panista como el priísta saben que la única salida que tienen para no seguir siendo exhibidos por los favores económicos recibidos por parte del gobierno de Graco Ramírez, es jugar al ritmo que les marque Rodrigo Gayosso, amén de ser evidenciados. Por ello, la instrucción fue “armar el frente anti Cuauhtémoc”, a fin de minarlo y con ello contribuir al proyecto de continuidad del gobernador y de Elena Cepeda.